Mostrando entradas con la etiqueta Lo que te quiero enseñar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Lo que te quiero enseñar. Mostrar todas las entradas

30 de enero de 2017

Una nueva aventura y una bebé prematura

Nunca imaginé que tendríamos que pasar por esta situación, todo fue tan rápido que apenas he tenido tiempo de asimilarlo...

Apenas tuve tiempo de redactar la entrada en el blog para anunciarles mi embarazo y nunca se público dicha entrada pues estaba en busca de la imagen perfecta para ilustrar tan grande acontecimiento, apenas comenzaba a notarse la barriga, apenas comenzaban a sentirse con fuerza las pataditas, apenas si disfrutamos de este embarazo, apenas nos habíamos enterado que sería niña ¡sí, otra hermosa niña!, apenas preparábamos la fecha del baby shower y apenas comenzábamos a imaginar nuestra nueva vida.
Me enteré que estaba embarazada un 30 de abril en pleno día del niño y nunca olvidaré las caritas de asombro y felicidad que pusieron Edgar y Constanza cuando les mostré la prueba de embarazo, los ojitos de Edgar se llenaron de brillo y Constanza soltó un grito seguido de un abrazo.

Todo transcurría tranquilamente, primero ocurrieron una serie de eventos afortunados: papá salió del hospital después de casi medio año, tuvo una buena recuperación, Edgar comenzó a estudiar la universidad, yo comencé a realizar mi servicio social en televisa (la televisora más representativa en mi país) y mi embarazo parecía ir muy bien.

Desde el principio del embarazo tuve presiones arteriales elevadas, pero nadie le tomo mayor importancia, ni el ginecólogo ni yo, ni Edgar. La presión elevada la atribuíamos al estrés generado por las noches en que me quedaba a acompañar a papá en el hospital, a una infección en vías urinarias, en fin, a múltiples factores sin saber en realidad la verdadera causa, hoy sé que tener la presión elevada en el embarazado puede resultar grave, tan grave que desemboca en la interrupción del mismo.

Una noche me tuvieron que llevar al hospital pues mi presión arterial estaba por los cielos, 150/110 registró el tensiómetro. Al llegar al área de urgencias comenzó un largo y angustioso camino para mí. Ya no pude salir del hospital porque mi presión jamás se estabilizó por más medicamento que me administraron. Ahí adentro, lejos de mi hija y de mi esposo, las horas se me hicieron eternas y el trancazo vino cuando me dijeron que tendrían que interrumpir mi embarazo, el mundo se me hizo trizas, estaba abatida y tantas cosas pasaron por mi mente. Que angustia sentí cuando me pasaron la primera inyección de un medicamento que ayudaría a que los pulmones de mi bebé se terminaran de desarrollar, cómo dolía para más me dolía el alma, mi bebé aún tan pequeña no estaba en tiempo de salir al mundo. Por la mañana me trasladaron a otro hospital. Tenía la esperanza que algo pudieran hacer por mí en otro lugar, cada hora, cada segundo segundo que pasaba yo lo veía como tiempo ganado para mí bebé. Pero la cosa no cambió, seguía escuchando la palabra "Interrupción de embarazo", y el tiempo seguía pasando lento. No pare nunca de llorar y sentí que todas esas horas fueron la peor pesadilla en mi vida, no sabía si tranquilizarme y resignarme pensando que los médicos hacían lo mejor para mí y la bebé o tener fe en que regresaría a casa con mi barriga viendo todo eso como un mal sueño, no lo sabía porque cada que preguntaba qué procedía me respondían con un: -aún lo estamos debatiendo. Lo único que podía ver con certeza en la cara de los médicos y enfermeros era lástima.

A veces me tocaba la barriga que se me ponía dura como si Isabel, sí ya la llamaba Isabel, estuviera estresada. Me acariciaba y entre lágrimas le decía a mi bebita que tenía que ser valiente y muy fuerte. Apenas entrado el sábado a la media noche me confirmaron que me harían cesárea, y que comenzarían a prepararme para entrar a quirófano. De tantas lágrimas la cara la tenía hinchada muy hinchada tanto que sentía que apenas podía ver de tan inflamados que estaban mis ojos. Que rabia me daba la cesárea, estar pasando por esa situación y no saber nada de mi familia. Todos esos días jamás se me permitió hablar con Edgar, me hacía falta tanto su abrazo, escucharlo, en el fondo quería salir huyendo de aquel lugar, quería que me rescataran, que Edgar entrara y me sacara de allí. Tenía tantas dudas y no sé si estaré tan obcecada que a pesar de todo hoy sigo dudando si los médicos hicieron lo mejor para ambas y odio sus procedimientos, él no informar con claridad al paciente de lo qué pasa y el aislarle de sus familiares.
No podía creerlo, tantos años idealizando un segundo embarazo y ahí estaba, sola y triste y preocupada en aquel quirófano.

Comenzó la césarea. Yo estaba atenta, quería escuchar  a mi bebé y al fin pude oír su pequeño llanto, mucho más débil que el de Constanza, pero sonreí, estaba viva y había llorado, intente verla pero no podía, una sabana me lo impedía. Tras un largo rato la enfermera la acerco a mi, ahí estaba esa cosita pequeña con sus hermosos ojos abiertos, y la vi y le dije: "mi hermosa" y la besé. Me di el lujo de permitirme las lágrimas, las lágrimas que cuando nació Coni preferí guardar por vergüenza. La enfermera dijo que tenía que llevársela pues tenía dificultad para respirar. Las horas siguientes las pase en una sala de recuperación. El vientre me dolía, tenía mucho frío, estaba cansada. Cada que empezaba a quedarme dormida mi cuerpo reaccionaba con un brinco para despertarme de mis sueños y regresarme a la realidad. Quería que pasara el tiempo para ver a mi familia. Al fin me pasaron a un cuarto. Me dormí un rato. Después de unas horas pude ver a mamá.

Edgar estaba en la escuela, ese día tenía examen, solo él sabe cómo pudo concentrarse con todo lo que estaba pasando. Hasta la noche pude verlo, abrazarlo y llorar. Todos querían subir a verme, tuve que poner buena cara y recibir visitas aunque por dentro no tenía ganas de nada. Estaba hinchada y seguramente olía mal pues tenía días de no haberme dado un buen baño. Las noches en el hospital fueron amargas, lloraba mucho, me daba rabia sentirme tan triste porque sentía que estaba dudando de mi bebé y de su capacidad para luchar por su vida. Cada que hablaba con Edgar y con Constanza era terminar en un mar de lágrimas . No podía ver a mi bebé hasta que me quitaran el suero. Y tampoco podía ver a Constanza.

Al fin pude ver a mi Pequeña Isabel. Se me partió el corazón en mil pedazos al verla tan pequeñita, conectada a un respirador, con tanto cable, y piquetes. No podía parar de llorar, me dolía no haberla podido proteger en mi vientre, y que estuviera pasando por eso. La enfermera me regaño por llorar,  y me dijo que de no tranquilizarme me sacaría de la sala. Tuve que salirme un momento de la terapia. Los primeros días fueron difíciles, salía de terapia intensiva con el corazóncito roto. Todo eran malos pronósticos. Comencé a buscar historias en internet, grupos en Facebook, información y vídeos.  Encontré gran apoyo en mis amigas de la universidad quienes con sus palabras me dieron calma en un momento tan duro. Comencé a ver qué los papás que entraban a terapia intensiva habían aprendido a sonreír y empecé a aprender de ellos. La fortaleza y el optimismo de Edgar fueron pieza fundamental.

Me dieron de alta en el hospital y al día siguiente regresé porque de nuevo mi presión estaba mal, estuve otros cuatro días y me agobiaba, me deprimía estar lejos de casa y Coni. No solo me preocupaba Isabel, tambien mi Constanza que de pronto estaba sin su mamá muchos días, y la tristeza en sus ojos y en los de Edgar no se podía ocultar.
15 días después de haber nacido egresaron a Isabel de terapia Intensiva, la pasaron al área de prematuros, su primer gran logro, bueno en realidad su primer gran logro fue aferrarse fuerte a la vida desde que nació.

18 días más tarde, con gran sorpresa nos dijeron que podíamos llevarla a casa. No soy capaz de describir la dicha, la felicidad y lo agradecida que me sentí y que me siento con Dios y con la vida. No podíamos creerlo, Edgar dijo que estaba en shock, yo iba sin ropa, sin nada preparado y en casa se pusieron de cabeza para arreglar y preparar las cosas para el recibimiento de Isabel. En nuestros corazones había fiesta por la noticia.

Han pasado más de dos meses de tener a la bebé en casa y estamos muy felices. Miro atrás y no puedo creer que ya todo ha pasado.

Isabel llegó a casa un 25 de Noviembre pesando 1,800 kg y midiendo 43 cm. Sentimientos encontrados había en nosotros, por un lado había gran felicidad y dicha pero por otro lado teníamos miedo de cualquier cosa; del aire frío, de que pudiera pescar una enfermedad en casa, de no saberle proporcionar los cuidados necesarios y que tuviéramos que reinternarla de nuevo en el hospital, sin embargo con el paso de los días se han disipado los miedos y hemos aprendido a disfrutar de Isabel. La estoy disfrutando enormemente y ahora que mi vida ha dado un giro tan grande hay tanto de que hablar y tantas experiencias que compartir. Estoy pensando si se cambia el nombre y la dirección del blog o creo uno nuevo, ¿tú que opinas?

Acompáñanos en esta nueva etapa como padres de una bebé prematura y de una nena hermosa que esta entrando a la pubertad.








 Gracias por todas esas palabras de aliento que me enviaron, por estar al tanto de mí y la bebé y por formar parte de esta historia.

10 de noviembre de 2014

Primera evaluación, 2° grado


Llegó el momento de ir a la escuela a firmar boletas para enterarnos de las notas que los niños obtuvieron en su primer evaluación.

A pesar de lo complicado que nos ha resultado el segundo año, logramos salir con buenos resultados. La maestra original, es decir, la que fue asignada en un principio, tuvo que ausentarse durante mes y medio debido a asuntos de salud, dejando a su cargo a otra profesora. Esta situación creo mucho descontrol ya que las formas de evaluar y de trabajar de cada una son totalmente distintas. Niños y padres de familia nos sentimos desorientados. Pero gracias a Dios la maestra Norma, ha regresado. Espero que ahora todo vuelva a la calma y no sea tan difícil que los niños se vuelvan a adaptar a su forma de trabajo.

Por mi parte estoy muy satisfecha con el resultado que Constanza obtuvo en sus evaluaciones. Tuvo notas altas. Y bueno, lo he dicho siempre, lo más importante es ver que ha logrado avanzar y comprender los temas vistos. 

De cualquier manera me gusta siempre felicitar a mi princesa, pues me enorgullece ver el esfuerzo que hace para tener buenos resultados en sus estudios. ¡Felicidades Coni!



24 de diciembre de 2013

Feliz noche buena! jo jo jo

Estamos en vísperas de la Navidad, ¡Que alegría! Hoy cenamos en casa de mi abuela. 
Tuve un día agitado, termine con los pies muy doloridos de tanto caminar, pero al fin están en el árbolito todos los regalos listos. Mi lista fue larga: Coni, Edgar, mi padre, mi madre, mi hermana, mi otra hermana, mi cuñado. mi tía Celia y por supuesto, mi reina; mi abuelita. Pero a todos les encontré algo hermoso. Yo también me autoregalé dos cositas.


En fin, sólo paso porque se que hay alguien detrás del ordenador, leyendo los divagues de esta mujer y por ello paso para decirles que les deseo una hermosa navidad, que desde acá les mando un gran abrazo, que les deseo que hoy descubran la magia de estar reunidos con los que más queremos, que se rían mucho y que sean muy felices. Gracias por estar aquí!






5 de diciembre de 2013

Yo también creo en ti- by Coca cola


Hoy quiero compartir con ustedes un comercial que me gusta mucho; si bien no deja de ser un "comercial" por el fin que tiene al promover una marca, también tiene un mensaje muy especial para estas fechas.

¿Lo han visto? Se trata del comercial de Coca-cola en el que Santa nos escribe una carta pidiendo que le ayudemos a repartir el espíritu navideño. ¡Hermoso mensaje! ¡Yo creo en ti! ¿les gusta?

24 de octubre de 2013

Vídeo para reflexionar


Encontré este vídeo por la red, que me causo mucha ternura, algunas risas pero sobre todo me hizo reflexionar: se es niño una sola vez y a veces a los padres se nos olvida dejar gozar a nuestros hijos esta etapa tan hermosa, cargándolos con muchas responsabilidades y exigencias. Un niño sólo debe preocuparse por jugar y ser feliz!


5 minutos que valen la pena. Espero les guste!

21 de octubre de 2013

Libros, libros y más libros!


Estoy reactivando mi parte lectora. Tengo ya una lista de libros que aguardan, sobre mi escritorio, impacientes por ser abiertos y devorados por mi.

Inicié la semana pasada, con un libro que me obsequiaron y el cual me pareció fantástico.

Se trata de una historia de amor poco convencional, un amor intenso que perdura  a pesar de los años, a pesar de cualquier circunstancia. Me cautivó, me erizo, me eclipsó. En 5 días terminé mi aventura por Miraflores, Paris, Tokio y Madrid. Y aunque pensé que no me gustaría el final,  terminé con una sonrisa dibujándose en mi cara.

Y ya entrada en calor con la lectura, empecé a leer el siguiente libro:
Claro, este es otro tipo de lectura, pero me cae muy bien este tipo de escritos que ha menudo me hacen reflexionar y me motivan. Hay quienes sí necesitamos este tipo de motivación, hay quienes no. He escuchado a muchas personas decir que los libros de auto-ayuda son literatura barata. A fin de cuentas, creo que cualquier libro, de cualquier tipo, algo termina  aportando. 

Pero interrumpí  esta lectura cuando a mi manos llegó la obra maestra, de arte, la famosa  obra de Julio Cortazar, que por alguna razón no había leído antes.


Me parece una cosa deliciosa y divertida a la vez, eso de  leer saltando de un capítulo a otro sin seguir el orden ascendente y común de cualquier otro libro, convierte a Rayuela en una cosa única y fenomenal. Así pues me paso las mañanas y las noches extraviandome entre sus capítulos, entre reflexiones y entre amoríos de Oliveira y la Maga. 

17 de octubre de 2013

El primer examen (prueba)


No cabe duda que mi hija se ha hecho mayor. Ha llegado el momento de sus primeros exámenes o su primera prueba de la escuela... El primer examen!!! aaaaaahhh 



La realidad es que se lo he pintado como algo divertido, ya que no quiero que -como yo-, sufra con los exámenes y la devoren los nervios ya que esto muchas veces resulta contraproducente. Creo que eso pasa porque generalmente tenemos una mala idea de los exámenes, los vemos como algo malo y nos presionamos por querer sacar altas calificaciones a toda costa. Y si por algo las notas no son satisfactorias, en lugar de que los padres traten de hallar la falla, se volcán contra los hijos en regaños.

Yo le he explicado a Constanza que un examen no es más que la manera en que se mide su aprovechamiento escolar, que es la oportunidad que tiene para demostrar sus conocimientos y reflejar que es lo que ha logrado aprender en el ciclo escolar. Le dije que yo estaba emocionada, que seria divertido ponerse a prueba ella misma y al parecer dio resultado, se ha dormido muy emocionada. Repasamos sus apuntes juntas y después le hice preguntas para ver si había comprendido las cosas, respondió satisfactoriamente. Le dije que eso serìa lo mismo que haría en su primera prueba, responder de acuerdo a lo que ella había comprendido. 

En la tarde estuvo repasando sus apuntes de una manera muy entusiasta. Independientemente del resultado que obtenga, ya me siento muy orgullosa por su disposición para hacer las cosas y para aprender. En unas cuantas horas se estará enfrentando a su primer examen... Éxito Constanza!


30 de septiembre de 2013

Tiempo de ayudar


Como ya habrán escuchado por ahí, en algunos estados de México, las cosas no andan bien; las lluvias han causado estragos dejando miles de damnificados. Septiembre se ha registrado como uno de los meses más lluviosos en la historia, y los resultados han sido perdidas humanas y familias que lo han perdido todo!

No dejo de pensar en lo afortunada que soy, podría haber estado en el lugar de alguna de esas personas, podría haber sido YO quien perdiera todo, podría ser mi amada hija quien estuviera en un albergue pasando frío y hambre. Es por eso que le he pedido a Edgar, que entre ambos compráramos un poco de despensa y la lleváramos a un centro de acopio. Me sentí muy feliz de que Coni nos acompañara a comprar esa despensa, me sentí feliz de explicarle que lo que estábamos comprando era para ayudar, que a otra persona le hacía falta, que era una forma de extender la mano y decirle a alguien más: NO ESTAS SÓLO!
Coni estuvo muy entusiasmada y eligió una buena parte de los productos que compramos. La mayoría de lo que adquirimos fue pensado para los niños. Las cosas que mandamos fueron:

Latas de atún 
verdura enlatada
frijoles enlatados
leche en polvo
chocolate en polvo
arroz
azúcar
sopas instantáneas
papel higiénico 
jabón corporal

Ir a entregar la despensa y ver que el centro de acopio estaba lleno de gente, que eran muchas las personas que llegaban y era mucho lo que se estaba recaudando, fue una grata experiencia de vida. Sobre todo porque sé que le estoy enseñando a Constanza a ser solidaria, a compartir lo que tiene y a ser agradecida. Y eso llena el corazón y deja una sensación hermosa. 

Muchas veces no queremos donar pues argumentamos que no tenemos o no nos sobra, lo cierto es que a nadie nos sobra, pero no se necesita llevar mucho, con poquito se hacen grandes cosas.

"Da lo que tienes para que merezcas recibir lo que te falta."
San Agustín
 











24 de septiembre de 2013

"No se aceptan devoluciones"



El viernes nos fuimos a ver la película mexicana de "No se aceptan devoluciones". Dicha película me ha tocado el corazón y se ha convertido en mi favorita, y no porque sea mexicana (mira que considero que el cine mexicano es malo), sino que la historia me ha robado el corazón.

Ha sido tal el ingenio de Eugenio Derbez, que de un momento a otro pasas de la risa al drama. Así estuve durante toda la película, de pronto todo eran risas y al otra instante mi corazón se hacía pequeñito y sentía las lagrimas que rodaban por mi mejilla. El final fue aún más conmovedor. Y que les digo, lo protagonistas me han recordado a Coni y a Edgar, claro, hay una gran diferencia entre la situación de la película y la de nosotros, pero a final de cuentas me recordaron! Todos coincidimos que es una hermosa película, que te hace reflexionar y te muestra un maravilloso lado de la paternidad. Simplemente bella!

Cabe destacar que ha sido un película taquillera!

Les dejo la reseña:

No se aceptan devoluciones es una película mexicana de comedia dramática protagonizada, co-escrita y dirigida por el actor y comediante mexicano, Eugenio Derbez.
Bajo un presupuesto de $5 millones de dólares, la película ha logrado recaudar $34,262,000 dólares ($440,609,320 pesos mexicanos) sólo en Estados Unidos, catalogándola como la película mexicana más taquillera del mundo en el extranjero así como en el interior.
Tratará de competir en los premios Óscar como "Película independiente", ya que para ésta, fue ignorada por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas para representar al país en este festival de cine incluso para los premios Goya.

Sinopsis

Esta es la conmovedora historia de Valentín, un gigoló acapulqueño que nunca imaginó que el amor de padre lo llevaría a enfrentar sus más grandes miedos y a descubrir la importancia de disfrutar al máximo cada momento de la vida.
La aventura de Valentín, un conquistador sin compromisos ni ataduras que un día, sin previo aviso, tiene que hacerse cargo de su pequeña hija Maggie.
Una cinta divertida y llena de luz, con un mensaje de amor que tocará los corazones de todos aquellos que alguna vez han pensado: "eres lo mejor que no quería que me pasara".










 Nada más de ver las fotos, quiero volver a llorar!

23 de septiembre de 2013

Gracias y Bienvenidos


Hace unos días recibí una hermosa sorpresa en el blog de mi amiga Flor, y es que el post hablaba de nosotros (de mi, de Coni, del blog) y la verdad me sentí muy halagada y honrada pues mi amiga habló cosas muy lindas de mi. Hoy quiero regresarle el favor, pues estoy muy agradecida por su amistad, ya que es una mujer excepcional. Uno de mis sueños es viajar algún día a España y conocerla! En fin Flor, amiga muchas gracias por todo!


Para ti Flor



Por otro lado, vi caritas nuevas en el blog, que vienen de parte de mi amiga, y eso me hace muy feliz. Pónganse cómodos y sean bienvenidos a mi blogger-familia!




10 de septiembre de 2013

Para ti Chabelito, hoy te recuerdo con amor

Hace ya un año que partiste, que decidiste que tu vida debía concluir, que quisiste partir al cielo... Hace un año y el dolor se vive igual que el día de tu partida. Hace un año y en mi mente sigue intacto cada instante, probablemente el día mas triste de mi existencia. No ha sido fácil, en especial para mi abuela y para mamá que aún llora, que en sus ojitos reflejan la profunda pena que le causa tu ausencia. Tu casa jamás volvió a ser la misma, nos faltas tú! 

23 años se me hicieron pocos a tu lado, hubiera deseado muchos más! Te extraño tanto y Coni también. Procuro que no se olvide de ti, que te recuerde con cariño, que en su memoria vivan los momentos en que veían películas juntos, las pocas caminatas q tuvo contigo, que mire tus fotos, le platico q ti, y recuerdo cuando le hablaba: "¿Por qué lloras mamacita?, vente mamacita, hola mamacita". ¿cómo te agradezco ese cariño si ya no estas? 

Y como te extraño cuando estoy trapeando. Invariablemente siempre llegabas en ese momento, aveces me apresuraba porque sabía que si llegabas, te pasarías aunque  aún estuviera mojado, ensuciarías y yo tendría q volver a limpiar... Entrabas a mi casa, te sentabas, tomabas un vaso de coca y te ponías platicar hasta q te quedabas dormido. Otras veces salias a ver a tus "cuates". Mamá se quedaba con pendiente de que anduvieras en tu bicicleta. Ahora nadie viene a visitarnos!

Como olvidar ese día, probablemente el más gris y triste de mis días. Ya desde las primeras horas de la madrugada, me invadía el llanto y la nostalgia, como si un presagio obscuro me revelara la verdad. 

Abuelo te amo, eternamente te amamos!

Conmigo

 Con Coni
Por cierto, hoy soñé que veía por la noche, cerca de donde vivía mi abuelo, un asombroso cielo repleto de estrellas parpadeantes. Después me iba a casa de mis abuelos, y por la mañana (era una mañana de reyes magos), cuando despertaba, mi abuela iba entrando a la casa, junto con su hermana, y al final entraba mi abuelo, me veía y me sonreía. En eso desperté. Tal vez era una señal pero doy las gracias por haberlo visto aunque sea en sueño!

22 de julio de 2013

Día laboral junto a mi hija


Algo que me gusta mucho de mi trabajo como asesora inmobiliaria, es que me permite en muchas ocasiones, andar con mi princesa, ya sea cuando andamos en citas o cuando me toca estar presente en el desarrollo que tenemos, para atender a las personas que lleguen a ver los departamentos.
El día jueves tuve el honor de que Coni quisiera acompañarme al desarrollo en el que estoy, porque también tengo que decir que no siempre quiere ir conmigo. Pero este jueves yo estuve fascinada, y es que a quién no le gusta que aunque sea un día al año, nuestros hijos puedan acompañarnos al trabajo? ya sea en una oficina, en un aula, en obras, en donde sea, es gratificante poder compartir con nuestros hijos un día laboral y que ellos vean a que nos dedicamos, como nos desenvolvemos y como es el ambiente en el que nos encontramos cuando estamos lejos de casa.
Yo creo que es maravilloso podernos dar esa oportunidad, así que si no has probado, te invito a vivir esta experiencia junto a tus hijos. 

Además puedes presumirlos con todos tus colegas jeje yo andaba loca porque Coni tenía la atención de todos, y bueno ya me dijeron que tengo una niña lindísima jeje :)

10 de julio de 2013

Fin de pre-escolar


Ha llegado la clausura del ciclo escolar 2010-2013. Con esto, Coni finaliza su etapa pre-escolar. Estamos muy felices, pero con nostalgia. Finalmente mi bebé ha desaparecido dando paso a una hermosa niña grande, que pasa a una nueva etapa escolar, en donde también convivirá con niños que están muy prontos a la etapa adolescente.

Además estoy muy orgullosa, porque la han elegido nuevamente para la escolta, y la maestra nos ha felicitado por el desempeño de los niños elegidos para formar parte de la escolta. ¡qué les digo? estoy loca de orgullosa  loca de alegría.

Resumen en fotos:











Las quiero mucho!

Estamos en facebook