Mostrando entradas con la etiqueta alimentación complementaria. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta alimentación complementaria. Mostrar todas las entradas

17 may. 2017

Iniciando la alimentación complementaria: esta fue mi experiencia con los alimentos naturales y los envasados.


Llegamos a los seis meses con un peso de 5,600 kilitos, y aunque dudamos que el pediatra nos daría luz verde para iniciar la alimentación complementaria, sí sucedió. No podría describir la cara de felicidad que vi reflejada en Edgar, aunque con Isabel hemos aprendido a ir paso a pasito, cada qué hay un avance nos emocionamos enormemente.

Para comenzar el pediatra nos recomendó algunas verduras como la zanahoria y el chayote y algunas frutas como el plátano, la manzana y la pera. 

Lo primero que le dimos a probar a Isabel fue el plátano y ¡le encantó! Tanto que gruñía cuando ya no le dábamos más. Lo siguiente fue la manzana y también la aceptó muy bien.

Después iniciamos con la zanahoria (aunque lo recomendable es iniciar con las verduras pues si se inicia con los sabores dulces se corre el riesgo que rechacen las verduras). Para darle la zanahoria la puse a cocer con un poco de agua, pero no tuvimos mucho éxito pues la zanahoria no quedo con una textura muy suave y la bebé la regresaba con su lengua. Después le di chayote que igual cocí en agua y después lo licué para hacerlo papilla. También lo aceptó bien.

Después me aventuré a comprar unas papillas etapa 1. Ya sé, ya sé qué hay mamitas que descalifican estos productos envasados y prefieren dar los 100% natural, pero a mí de vez en cuando sí me gusta apoyarme de estos alimentos, pues a veces andamos a las prisas o tenemos que salir y entonces estos frascos te ayudan a salvar el día. Por otro lado la textura extra suave que tienen ayudan al bebé a digerir fácilmente. Yo me emocioné comprando unas probaditas y unos jugos de primera etapa y le cayeron muy bien a la bebé.



Esta semana nos aventuramos a mezclar verduras: hoy por ejemplo le hice su primer papilla de papa, zanahoria y espinaca, éxito total.



Nuestra experiencia: a Isabel le encantan por igual los alimentos envasados o lo que mamá le prepara manual, en realidad a ella le encanta comer y comer, se come bien las verduras y muy bien las frutas. Un dato curioso: no ha disminuído la cantidad de leche que ingiere, sigue con sus ocho tomas al día. Y finalizando, me gusta prepararle sus comidas, disfruto licuarlas e ir a seleccionar las verduras y las frutas que le voy a dar pero también me encanta apoyarme de los alimentos envasados, no todos los días hay ánimos de preparar comida o a veces el tiempo nos gana y confío en las papillas que venden en el súper, me las dieron a mi, se los di a Constanza y hoy repito con Isabel.