Mostrando entradas con la etiqueta alimentación complementaria. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta alimentación complementaria. Mostrar todas las entradas

Mis frutas predilectas para iniciar la ablactación

14 dic. 2017


Han pasado ya seis meses y el pediatra por fin te da la indicación de que tú bebé ya está listo para iniciar la alimentación complementaria, es decir, ya podrá probar algo más que la leche de mamá. Y te emociones !yupi! El bebé se hace grande, pero momento, no tan a prisa... hay muchos alimentos para los que no está apto y entonces empieza la labor diaria de pensar en el alimento del bebé, las papillas diarias y la comida especial se vuelve un trabajo extra.



No, no queremos dar papillas procesadas, porque queremos lo más sano y lo más natural. Pero ¿sabías que la mayoría de los alimentos pierden muchos de sus nutrientes en la cocción? Lo idóneo recomiendan los expertos, es dar los alimentos lo más crudo posibles. Pero si el bebé no tiene dientes ¿cómo le hago? Las verduras son muy duras y de momento hay que cocerlas bastante. Por eso hay quienes optan por el baby led weaning, un novedoso método de alimentación para el bebé del que ya les hablaré más adelante, pero hay quienes no estamos tan convencidas de usarlo.



Es entonces cuando aparecen mis frutas preferidas para alimentar al bebé, sin cocción, sin trozarlas, sin nada más que una cucharita y ya...

Los expertos recomiendan iniciar con las verduras para acostumbrar al bebé a estos sabores y que no se acostumbren a lo dulce. Pero ya probadas las verduras, estás dos frutas son mis predilectas para comenzar:

El plátano y la pera


Ambas frutas son demasiado suaves, lo que hace que el bebé las acepte con facilidad, y por su misma suavidad no necesita de ninguna cocción (como en el caso de la manzana) por lo que el bebé recibe todos sus nutrientes.


Ambas frutas están permitidas desde el momento de iniciar la alimentación del bebé a diferencia de los citricos que se recomienda darlos hasta después del año.



Solo asegúrate de llevar una cucharita siempre contigo y estás frutas están siempre listas para que el bebé las coma; en el caso del plátano ni cuchillo necesitas, sólo pelas y a raspar con la cuchara, una papilla natural, casera y nutritiva al instante. En realidad me parece gracioso ver las papillas de plátano o pera en el súper ¡nunca he comprado una papilla de plátano! 

Y ni hablar del aporte nutrimental que ofrecen:

  • El plátano tiene altas cantidades de potasio 
  • Tiene fibra y vitamina C
  • La pera tiene un alto contenido de agua
  • y también contiene vitamina C entre otros nutrientes



Estás son las razones por las que estás dos frutas son mis aliadas y son las favoritas de mi bebé. En otro post ya te contare cuales son mis verduras favoritas. Mientras tanto cuéntame qué fruta era la preferida de tu bebé y la tuya.

Iniciando la alimentación complementaria: esta fue mi experiencia con los alimentos naturales y los envasados.

17 may. 2017


Llegamos a los seis meses con un peso de 5,600 kilitos, y aunque dudamos que el pediatra nos daría luz verde para iniciar la alimentación complementaria, sí sucedió. No podría describir la cara de felicidad que vi reflejada en Edgar, aunque con Isabel hemos aprendido a ir paso a pasito, cada qué hay un avance nos emocionamos enormemente.

Para comenzar el pediatra nos recomendó algunas verduras como la zanahoria y el chayote y algunas frutas como el plátano, la manzana y la pera. 

Lo primero que le dimos a probar a Isabel fue el plátano y ¡le encantó! Tanto que gruñía cuando ya no le dábamos más. Lo siguiente fue la manzana y también la aceptó muy bien.

Después iniciamos con la zanahoria (aunque lo recomendable es iniciar con las verduras pues si se inicia con los sabores dulces se corre el riesgo que rechacen las verduras). Para darle la zanahoria la puse a cocer con un poco de agua, pero no tuvimos mucho éxito pues la zanahoria no quedo con una textura muy suave y la bebé la regresaba con su lengua. Después le di chayote que igual cocí en agua y después lo licué para hacerlo papilla. También lo aceptó bien.

Después me aventuré a comprar unas papillas etapa 1. Ya sé, ya sé qué hay mamitas que descalifican estos productos envasados y prefieren dar los 100% natural, pero a mí de vez en cuando sí me gusta apoyarme de estos alimentos, pues a veces andamos a las prisas o tenemos que salir y entonces estos frascos te ayudan a salvar el día. Por otro lado la textura extra suave que tienen ayudan al bebé a digerir fácilmente. Yo me emocioné comprando unas probaditas y unos jugos de primera etapa y le cayeron muy bien a la bebé.



Esta semana nos aventuramos a mezclar verduras: hoy por ejemplo le hice su primer papilla de papa, zanahoria y espinaca, éxito total.



Nuestra experiencia: a Isabel le encantan por igual los alimentos envasados o lo que mamá le prepara manual, en realidad a ella le encanta comer y comer, se come bien las verduras y muy bien las frutas. Un dato curioso: no ha disminuído la cantidad de leche que ingiere, sigue con sus ocho tomas al día. Y finalizando, me gusta prepararle sus comidas, disfruto licuarlas e ir a seleccionar las verduras y las frutas que le voy a dar pero también me encanta apoyarme de los alimentos envasados, no todos los días hay ánimos de preparar comida o a veces el tiempo nos gana y confío en las papillas que venden en el súper, me las dieron a mi, se los di a Constanza y hoy repito con Isabel.
 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS