Mostrando entradas con la etiqueta Para no olvidar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Para no olvidar. Mostrar todas las entradas

7 may. 2018

Mi más grande orgullo

Hija: no hay palabras para expresarte el inmenso orgullo que siento por ti y la dicha que me das todos los días. Eres una niña enorme, eres una campeona de la vida. Me da tanta felicidad verte cumplir tus metas, siéntete grande y capaz porque lo eres. Deseo que siempre sigas poniéndote metas en tu vida y tengas claro que todo lo puedes lograr, deseo que esa chispa que te caracteriza y esa perseverancia nunca falten en tus días. Lo has demostrado tantas veces, que hoy para mi eres inspiración y un ejemplo a seguir. Te amamos mi niña.

Desde que Constanza llegó a mi vida, desde ese preciso momento en que la vi llorar con tanta fuerza y le pude dar un beso en su tibia frente, me llenó de un orgullo inmenso, tan grande que quería que todo el mundo llegara al hospital, sólo para conocer a esa hermosa niña que acababa de nacer.

Tenía tantos miedos y tantas dudas acerca de cómo criarla, era muy joven y sólo deseaba ser una buena madre para ella. Los años han transcurrido rápidamente y he tenido el privilegio de verla crecer. Año con año han sido de grandes aprendizajes y logros. Desde sus primeros pasos, sus palabras, sus clases de ballet y después de gimnasia, siempre me ha hecho sentir orgullosa.

Recuerdo cuando paso a kinder 3. Era para mi un bebé y fue elegida para salir en la escolta. Me sentía toda una mamá pavo real. Recuerdo que la cambie de escuela y una de mis preocupaciones era saber que perdería su lugar de la escolta, pero era un cambio necesario así que nos fuimos a un nuevo kinder. Se acercaba el momento de finalizar el curso, y entonces me llegó un citatorio. ¿Qué pasa con mi Constanza? me cuestioné y llegué preocupada a la cita. Había otros cuantos papás citados. La maestra nos preguntó por qué pensábamos que la cita era necesariamente porque pasaba algo malo con los niños, o peor aún, por qué creíamos que se habían portado mal. La cita era para felicitarnos porque nuestros niños destacaban por su desempeño escolar y por ese motivo habían sido elegidos para formar la escolta que entregaría la bandera a la nueva generación. Otra vez me sentía llena de orgullo, el cambio había valido la pena y Constanza nuevamente se había ganado un lugar en la escolta.

Después llegamos a la primaria. La adaptación fue dura para ambas, pero pese a todo, Constaza siempre trajo notas satisfactorias. Cuando paso a tercer grado, me dijo con gran convicción: mamá este año voy a obtener un diploma. Con esa firme convicción, lo logró, y a fin de año me lleve una grata sorpresa. La verdad es que ni siquiera fuimos a la ceremonia pues había olvidado que mi hija tenía un propósito.

Con la misma convicción que dijo que sacaría un diploma, me dijo que quería ser niña de la escolta. Y este viernes en junta, totalmente sorprendida, he recibido la noticia de que Coni formará parte de la escolta. Sabía que la competencia era dura pues en su salón hay muchos alumnos brillantes, y más de uno anhelaba ser de los cuatro elegidos, sin embargo, mi hija me volvió a dar la lección de que cuando algo se desea con fuerza y se trabaja con esfuerzo, los sueños se cumplen.

No les puedo explicar todo el jubilo que aún traigo, pero ya se podrán imaginar que alegre me siento y que orgullosa me siento de mi niña. Por lo pronto ya iremos a celebrar su logro.

Saludos

24 jun. 2016

¡Mamá graduada!

Entre tantas cosas tristes, había olvidado contarles que a finales del año pasado, al fin concluí mis estudios universitarios. Ahora ya no soy más una estudiante, soy una egresada.

Después de 5 años de haber iniciado una de las  aventuras más maravillosas de mi vida, llegamos a la meta y cerramos un capítulo más.

No tengo palabras para describir la enorme satisfacción que siento, la gran felicidad, el goce que me envuelve por haber podido concluir esta etapa. Fue quizá, la intermitencia con la que transite este camino o el sentir tantas veces que ya no volvería a mi amada universidad, lo que hoy me hace valorar de sobremanera éste logro. Pero sé que mi esfuerzo fue tan solo una tercera parte  de lo que hizo posible vivir este sueño, por eso estoy inmensamente agradecida con mis padres, quienes me dieron todo el apoyo económico y moral en esta etapa, quienes cuidaron de Constanza mientras yo asistía a clases, quienes creyeron que valía la pena darme una oportunidad, con Constanza, quien soporto grandes ausencias de mamá, quien aprendió a realizar sus deberes y tareas por sí sola, quien se inventó juegos para entretenerse y no echar de menos tanto a mamá, a Edgar, que muchas noches se quedo dormido junto a mi Coni, esperando a que yo terminara mis trabajos y tareas, quien se levantaba más temprano de lo habitual para llevarme hasta la escuela, a mis hermanas que mucho molestaron para que no dejara inconclusa mi carrera. Agradezco también a mis primas y a mis tíos, a mi abuela y a todos quienes me rodean y que me convencieron de que terminar valía la pena, no hay como agradecerles el apoyo y tan sabios consejos. Finalmente agradezco a mis profesores, esos que desde el kinder me dieron las bases, a la maestra que me enseñó a leer, a esos que me sembraron la semilla del conocimiento, a esos que me acompañaron en mis años universitarios, que dejaron el alma en cada clase, que con pasión transmitían lo que sabían, esos que no sólo me enseñaron lecciones académicas, sino lecciones de vida, que nos mostraron su lado más humano dejando una profunda huella en mi corazón, a todos ellos los llevaré siempre en mi alma.

Éste logró también es para mi viejito que me cuidan desde el cielo, sé que Rubén estaría contento.

Y finalmente te agradezco a ti, que me lees siempre, que estás al otro lado del ordenador, soportando mis ausencias, de quien he aprendido mucho. Este logro es nuestro.

Ahora sí me puedes llamar Comunicóloga.

Soy egreseda de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. 
¿Y qué sigue? Trabajar duro para obtener mi título.

6 jul. 2015

Cumpleaños 8


Así sin más, y tan de prisa llegó el cumpleaños 8 de mi pequeñita. <3 p="">

En principio había dicho que no le haríamos fiesta, pero al poco rato cambie de opinión, impulsada por la idea de que nuestra niña se hace mayor, y que en un futuro no tan lejano cambiará las piñatas, las bolsitas de dulces y el pastel por reuniones con amigos y lejos de mamá. Y no es paranoia, basta decir que quería hacerle una fiesta con temática de alguna princesa de Disney y está vez no fue posible darle gusto a mamá, pues Constanza ya no se siente princesa...

A sus 8 años Constanza ya tiene sus propios gustos musicales (Ariana Grande, EME- 15, 1D, Selena Gomez etc.), sus programas de T.V. ya no son precisamente la barra infantil. Incluso para vestir le gusta usar pulseras, collares y a veces no sale sin sus gafas de sol. Claro que todavía es una niña y gusta de jugar muñecos y dibujar pero ya es una niña mayor que comienza a independizarse. Colabora más con las labores del hogar: tiende su cama, recoge sus trastes después de comer e incluso me ayuda a sacar los papeles del sanitario. Ya hace su tarea sola, sólo me la da a revisar pero ya no necesita que mamá esté pegada a ella indicando como hacerlo todo. 

El tiempo pasa y vamos a la mitad del camino para que se convierta en una adolescente, y en un suspiro ya habrán pasado otros 8 años. 

Me  siento orgullosa y feliz de ver a mi princesa crecer. Y así hemos disfrutado su cumpleaños, con temática de súper héroes.
El salón
La botana para los invitados
La súper chica llegando al salón
Batiabuelo 
Tíos Capitán y Capitana América


Súper tías y súper mamá













Pd. Por supuesto quiero agradecer mucho a mi hermana Mel, la madrina de Coni, por todo el apoyo incondicional y el infinito amor para mi hija. Ella y su esposo Johna son unos tíos de lujo.
Y a mis padres, sin toda su ayuda esto no sería posible.

Y a ti, querida lectora por estar ahí tras del ordenador, impulsándome a no dejar mi blog, nuestro blog.

23 abr. 2015

Nuestra boda...Wendolin & Edgar

Parte III
La fiesta

Al salir de la iglesia todos nos esperaban para aventarnos un montón de arroz. De ahí partimos hacía el jardín en dónde se llevó a cabo la fiesta. Edgar, Coni y yo llegamos juntos, inmediatamente Coni se fue con mi mamá mientras los novios aguardábamos un poco para que los invitados terminarán de llegar. Estábamos muy nerviosos, esperábamos dentro del coche, yo le pedí a Edgar que fuera a ver si había muchas mesas vacías. -Está todo lleno, me dijo a su regreso. Entonces nos empezaba a preocupar que fuera a llegar más gente de la contemplada. Por sugerencia de la dueña del jardín, invitamos personas extras, pensando en que podía faltar gente por algún inconveniente y así evitar que quedarán lugares vacíos. La grata sorpresa fue que el porcentaje de personan faltantes fue muy poco y eran muchas las personas que llegaron, e incluso se tuvieron que montar dos mesas. Era tanta gente, pero yo estaba feliz de que tantos invitados nos hubieran acompañado esa mágica noche.








El momento del bals



Unos padres conmovidos


El emotivo baile con papá


Hermanitos

 La reina de mi corazón, mi abuelita.

 Mi tesoro, hermanas.

 Linda familia



¡Salud!

El momento más dulce de un 21 de Marzo


El momento del baile


La recolecta de dinero


La víbora de la mar de las mujeres

 Nótese mi cara de terror extremo


Aventando el ramo


La víbora de la mar para los hombres

Marcha fúnebre



Fuera liga



 Aventando la liga

Más y más baile











FIN