Mostrando entradas con la etiqueta mamilas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta mamilas. Mostrar todas las entradas

21 nov. 2018

Hablando de Biberones


Si de biberones hablamos, tengo algo de experiencia con ellos... Cuando Isabel nació, quedo a medias mi servicio social, y con la gravedad de mi bebé en ese entonces, en lo último que pensaba, era en concluirlo. Una vez que Isa fue dada de alta y pudimos llevarla a casa, quería pasar la mayor parte del tiempo junto a ella. Una mañana inesperadamente recibí una llamada, era el señor Pedro, mi jefe del servicio social y lo que quería proponerme era que regresara a terminar mi servicio social. Faltaba poco para concluirlo y si decidía no regresar, tendría que iniciar de nuevo en otro lugar, así que no lo dude, y regrese. Al tomar esa decisión era obvio que tendría que auxiliarme de los biberones por unos dos meses, pues yo salía de casa a las ocho de la mañana y regresaba cerca de las cuatro de la tarde.

Probamos varias marcas, y nos costo trabajo encontrar la ideal, porque parecía que a Isabel le costaba trabajo adaptarse al biberón, pues a diferencia del pecho, en la mamila no tenia que succionar y la leche caía por sí sola, esta se le escurría en exceso por los bordes de la boca y terminaba empapada del cuello y el pecho. A pesar de que todos los biberones eran para recién nacidos y el flujo era moderado, nos encontrábamos con el mismo problema, hasta que probamos con Dr´ Browns. Esta fue nuestra primer mamila favorita, pues resolvió nuestro problema.

Hemos probado varias marcas, aunque la lista es cada vez más extensa, así que marcas como: Suavinex, Playtex Baby, Medela y Pigeon han quedado fuera de nuestro testeo. Aunque los diseños de Suavinex me encantan, así que no descarto adquirir alguna.

Pero ahora te voy a compartir mi punto de vista de cada una de las que hemos probado.

Dr´ Browns. Nuestra favorita por excelencia. Muchas personas dicen que es complicado lavarlas, pero en realidad a mi no me lo parece pues cada mamila viene con un cepillo pequeño especial para lavar las partes que no se pueden tallar con el escobillón. Cuenta con una gran variedad de diseños, y las hay en color rosa, azul, y morado sólo en Palacio de Hierro. Acaban de lanzar su biberón Options, el cuál después puede ser utilizado como vasito entrenador. Su calidad es muy buena y ayuda a reducir cólicos.

Tomme Tippe. Fueron los primeros biberones que adquirí para Isabel, pues su diseño me cautivo. Los hay de varios colores y algunos también cuentan con el sistema de ventilación anticolicos. Sin embargo, su calidad no me parece tan buena, pues los biberones rápidamente se despintan, aunque sean lavados suavemente. 


Chicco. Estos biberones cuentan con unas tetinas especiales que asemejan la forma del pecho femenino. Son muy bonitos y también hay ediciones especiales con colores y dibujos muy tiernos. Recientemente le compramos una rosa a Isabel, y el primero que tuvo fue de tetina especial. Son resistentes y duraderos. 
Avent. Para mi Avent ha sido líder por mucho tiempo, de hecho fue la marca que utilicé cuando Constanza era bebé. Tienen una gran calidad, y por supuesto que se han modernizado con nuevas versiones, es más, recientemente han lanzado su biberón con sistema de ventilación anticolicos, que es lo que les hacía falta. Puedes encontrar la versión clásica, y versiones con decorados muy lindos, hasta los biberones de vidrio. 
Evenflo Advanced. Por supuesto que Evenflo no podía quedarse cruzado de brazos ante la gran oferta en el mercado y todas las diversas opciones que hay, así que lanzo la marca Advanced, con biberones de mejor calidad y diseños modernos. A mi en lo personal me encantan los biberones de cristal, fue así que conocí esta marca. Me parecen mamilas de buena calidad a precios bastante accesibles.
La mayoría de estos biberones tienen un precio arriba de los $100 pesos. Es cierto que puedes encontrar en el super biberones de $10 pesos, ¿Cuál es la diferencia? La calidad y la durabilidad. También probé biberones muy económicos y el resultado era que las tetinas rápidamente se rompían, se maltrataban y los biberones al ser muy delgados, terminaban todos aplastados a la hora de que Isabel tomaba su leche (Observen la foto final). ¿Vale la pena invertir un poco más? Definitivamente sí, todos los biberones que mencione arriba me dieron batalla mucho más tiempo que un económico que rápidamente se debía remplazar. 

¿Qué biberón crees que es el mejor?