Mostrando entradas con la etiqueta viajes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta viajes. Mostrar todas las entradas

27 nov. 2018

Nuestra tradicional visita al Bosque de los Árboles de Navidad

El fin de semana ante pasado tuvimos días muy navideños, comenzando por el domingo que fuimos a Amecameca a cortar nuestro árbol de Navidad.

Ya tenemos 5 años visitando el bosque de los árboles de navidad y tres años consecutivos hemos ido acompañados de mis papás.

El dinero que se paga por cada árbol que llevas a casa, se ocupa en labores de reforestación y en este bosque anualmente se plantan más de 350,000 árboles. 

Después de cortar nuestro árbol, nos fuimos a la hacienda Panoaya, el acceso para seis personas viene incluido en el precio del árbol. Y en la hacienda hay bastantes atracciones para pasar una tarde muy divertida. Algunas de ellas son:

  • Los venados acariciables a los que les puedes dar de comer. Además de venados hay vacas, cabras, llamas, emus y un montón de animales más. 

  • El laberinto inglés en el cual siempre me pierdo pues no he logrado memorizar la salida.
  • El museo de Sor Juana Inés de la Cruz. Fascinante por cierto.
  • El museo de los volcanes. No me gusta tanto, pero también es muy interesante.
  • El espectáculo de los animales asombrosos.
  • Tirolesa, un precioso lago y hasta una alberca techada.
     
  • Las actividades no tienen fin, y los niños terminan felices y agotados.

La verdad es que es un lugar que recomiendo ampliamente: la naturaleza, la hermosa vista de los volcanes nevados y el ambiente familiar hacen de aquel lugar uno de mis preferidos.
Al día siguiente, nos fuimos hasta Puebla por nuestras esferas.
Chignahuapan es un pueblito donde se fabrican miles de esferas de manera artesanal, las mismas que encuentras en otros lugares, de hecho si revisas alguna caja de tus esferas, seguro verás que vienen de allá. Podrás encontrar esferas de todo tipo y de todas formas, enloquecí con las esferas de Masha y El Oso y las de Snoopy, sin embargo mi hija Constanza quiso una decoración más seria para el árbol por lo que compraremos esferas en azul y en plata. Mis papás optaron por una decoración más colorida así que compraron esferas de colores y unas muy divertidas de m&m. Evidentemente como en Chignahuapan son fabricantes, los precios son más bajos que en otros lugares.


El pueblito es precioso y también se pasa una tarde deliciosa. Puedes ir al centro y disfrutar la vista, el kiosco o entrar a la iglesia del pueblo que es bellísima y comer una deliciosa barbacoa en algún local. 

Terminamos rendidos pero felices de haber aprovechado nuestro puente y dar por inauguradas estas fechas navideñas.
¿Ya pusieron el árbol en casa? Cuéntenme, cuéntenme.

15 jul. 2014

Cumpleaños 7 Segunda parte

El día 28 decidimos que queríamos ir a conocer "Isla mujeres" así que emprendimos el viaje. Aquella isla es pequeña pero pintoresca, con playas tranquilas, con olas débiles que permiten estar jugando en el mar. Queríamos ir al tortugario, al museo, pero Coni no quería salir del agua y no hubo poder humano que la convenciera.


A las cuatro regresamos de nuevo al hotel. Y más tarde fuimos de nuevo a "La isla" ya que era nuestra última noche y fuimos a comprar souvenirs para la familia.







El último día no la pasamos en hotel. Fuimos al acuario de Cancún y regresamos a preparar nuestro equipaje pues por la noche salía nuestro vuelo de regreso a la ciudad de México.No la pasamos el resto de la tarde en la alberca hasta que llegó la hora en la que pasarían por nosotros los de la agencia de viajes para llevarnos al aeropuerto. Fue un viaje sensacional.




Y queda pendiente la tercera parte!
Besos!

11 jul. 2014

Cumpleaños 7 Primera parte

Y de nuevo andamos por acá, porque aunque escriba muy esporádicamente, me rehúso a dejar el blog para siempre, pues siempre hay anécdotas, tantas cosas en el aire pendientes por contar, porque estas son memorias que algún día disfrutaré leer junto a Constanza.

Han sido tiempos muy apurados, estoy en el penúltimo cuatrimestre de la carrera, a un suspiro de concluir mi paso por las aulas, y por lo mismo estoy llena de tareas, apenas puedo respirar entre mi escuela, la de Coni y el trabajo y entre otras tantas actividades. La última vez me quede con un post pendiente, espero irme recuperando poco a poco y publicar los pendientes.

Por lo pronto les diré que han pasado muchas cosas en estos meses, buenas y malas experiencias, como siempre claro-oscuros, pero las buenas cosas han sido sensacionales. 

Ha sido el cumpleaños número 7 de Constanza. Ya tan pronto han pasado siete años de esa maravillosa experiencia de haberla tenido entre mis brazos por primera vez, de sentir su cuerpo chiquito, de saborear su dulce aroma y pegarla a mi piel, siete años maravillosos que han pasado sumamente rápido. 

Y para festejarlo planeamos irnos a la playa, a Cancún que no conocíamos. Así el día 25 de Junio viajamos y por primera vez en avión. Las playas más hermosas que hasta ahora he visto, con agua cristalina, color turquesa que después se funde con otro azul más fuerte y la arena pálida, muy fina y suave. La carita de Constanza, esa sonrisa que deja ver su ventanita porque le falta un diente y su rostro asombrado cuando subimos al avión, o al llegar al hotel, valen oro para Edgar y para mi.



Llegamos al rededor de las 10 de la mañana. Todo el día no la pasamos en la alberca y en la playa. Yo estaba agotada pues una noche antes  casi no había dormido por hacer tarea y prepararle un vídeo a Coni, además hubo que levantarse a las 4:30 am para llegar al aeropuerto a las 6. Ya era noche, yo quería dormir, pero Edgar y Coni insistían con ir a caminar a la playa. Ante la insistencia acepté. Caminábamos a las orillas de la playa cuando Edgar se hincó y saco de su bolso una cajita, la abrió, un anillo se dejo ver y me pidió matrimonio. No lo podía creer, pensé que estaba jugando. Unas lagrimas recorrieron mis mejilla y lo abrace fuertemente. Otra cajita rosa saco y se la entregó a Coni preguntándole: ¿Quieres ser mi hija? Coni lo abrazo y le dijo que sí. Evidentemente yo le dije que sí, que sí quería casarme con él. Fue un momento mágico que siempre atesoraré en mi corazón; aquella noche, el sonido de las olas que golpeaban con fuerza la orilla de la playa, el viento acariciándonos el rostro y mis dos grandes amores haciendo palpitar mi corazón.




La noticia causo sensación en facebook, después de tantos años de noviazgo, muchos se pusieron felices ante la noticia de que me he comprometido con Edgar, y aunque no hay fecha aún ya hay boda en puerta.

El día 26 despertamos muy felices. Le cantamos las mañanitas a nuestra princesa, que por cierto, despertó con una sonrisa. Nos preparamos para ir a desayunar y  después nos arreglaos para ir a conocer las ruinas de Tulum. Es un lugar asombroso, donde se mezcla mar y vestigios de una antigua ciudad, pero no disfrutamos mucho el viaje ya que Coni no aprecia todavía este tipo de lugares y ella sólo estaba ansiosa por volver al hotel y meterse a la alberca. No quería caminar, tenía mucho calor y menos quería meterse al mar, ella sólo quería la piscina así que más tardamos en llegar que en lo que ya estábamos de vuelta al hotel.






Por la noche fuimos a dar un paseo a un plaza cercana llamada "La isla" en busca de un regalo para la cumpleañera. Aquella plaza nos dejo encantados. Nos perdimos en las tiendas viendo los souvenirs y todas  las cosas bellas que venden. Constanza encontró un rompecabezas muy original y lo eligió de regalo.

Cuando regresábamos a nuestro hotel, Constanza encontró una fuente. Paso un largo rato corriendo entre gotas de agua y así finalizo un hermoso día.




La segunda parte la reservo para otro post. Por ahora me despido... las echo de menos!