Mostrando entradas con la etiqueta Reflexiones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reflexiones. Mostrar todas las entradas

7 may. 2018

Mi más grande orgullo

Hija: no hay palabras para expresarte el inmenso orgullo que siento por ti y la dicha que me das todos los días. Eres una niña enorme, eres una campeona de la vida. Me da tanta felicidad verte cumplir tus metas, siéntete grande y capaz porque lo eres. Deseo que siempre sigas poniéndote metas en tu vida y tengas claro que todo lo puedes lograr, deseo que esa chispa que te caracteriza y esa perseverancia nunca falten en tus días. Lo has demostrado tantas veces, que hoy para mi eres inspiración y un ejemplo a seguir. Te amamos mi niña.

Desde que Constanza llegó a mi vida, desde ese preciso momento en que la vi llorar con tanta fuerza y le pude dar un beso en su tibia frente, me llenó de un orgullo inmenso, tan grande que quería que todo el mundo llegara al hospital, sólo para conocer a esa hermosa niña que acababa de nacer.

Tenía tantos miedos y tantas dudas acerca de cómo criarla, era muy joven y sólo deseaba ser una buena madre para ella. Los años han transcurrido rápidamente y he tenido el privilegio de verla crecer. Año con año han sido de grandes aprendizajes y logros. Desde sus primeros pasos, sus palabras, sus clases de ballet y después de gimnasia, siempre me ha hecho sentir orgullosa.

Recuerdo cuando paso a kinder 3. Era para mi un bebé y fue elegida para salir en la escolta. Me sentía toda una mamá pavo real. Recuerdo que la cambie de escuela y una de mis preocupaciones era saber que perdería su lugar de la escolta, pero era un cambio necesario así que nos fuimos a un nuevo kinder. Se acercaba el momento de finalizar el curso, y entonces me llegó un citatorio. ¿Qué pasa con mi Constanza? me cuestioné y llegué preocupada a la cita. Había otros cuantos papás citados. La maestra nos preguntó por qué pensábamos que la cita era necesariamente porque pasaba algo malo con los niños, o peor aún, por qué creíamos que se habían portado mal. La cita era para felicitarnos porque nuestros niños destacaban por su desempeño escolar y por ese motivo habían sido elegidos para formar la escolta que entregaría la bandera a la nueva generación. Otra vez me sentía llena de orgullo, el cambio había valido la pena y Constanza nuevamente se había ganado un lugar en la escolta.

Después llegamos a la primaria. La adaptación fue dura para ambas, pero pese a todo, Constaza siempre trajo notas satisfactorias. Cuando paso a tercer grado, me dijo con gran convicción: mamá este año voy a obtener un diploma. Con esa firme convicción, lo logró, y a fin de año me lleve una grata sorpresa. La verdad es que ni siquiera fuimos a la ceremonia pues había olvidado que mi hija tenía un propósito.

Con la misma convicción que dijo que sacaría un diploma, me dijo que quería ser niña de la escolta. Y este viernes en junta, totalmente sorprendida, he recibido la noticia de que Coni formará parte de la escolta. Sabía que la competencia era dura pues en su salón hay muchos alumnos brillantes, y más de uno anhelaba ser de los cuatro elegidos, sin embargo, mi hija me volvió a dar la lección de que cuando algo se desea con fuerza y se trabaja con esfuerzo, los sueños se cumplen.

No les puedo explicar todo el jubilo que aún traigo, pero ya se podrán imaginar que alegre me siento y que orgullosa me siento de mi niña. Por lo pronto ya iremos a celebrar su logro.

Saludos

25 abr. 2018

A un año y medio de Isabel ¿Qué cambiaría?

Ha pasado un año y medio desde la llegada de Isabel y es cierto que su llegada no fue color de rosa, nada de un parto bello e idealizado. Hay algunos bebés a los que les toca llegar bajo otras circunstancias algo difíciles.

Cuando pensamos en el momento de su llegada, no sabemos si debemos reprochar o agradecer, después de todo, lo que cuenta es que Isabel está aquí sin importar cómo fue que llegó.

Cuando Isabel nació, no hablaban de un parto o un nacimiento, los médicos empleaban la frase "interrupción del embarazo". Ese término se oía triste ante nuestros oídos y a diferencia del jubilo que se vive cuándo una familia se entera que un bebé esta próximo a nacer, en nuestra familia todo fue desconcierto, desazón y lágrimas.

Desde el momento en que me internaron y dijeron que tendrían que interrumpir mi embarazo, no dejaban de recalcar las pocas posibilidades que tenía de sobrevivir mi bebé, y hasta llegaron a decirme que dejará de llorar al fin y al cabo me podía volver a embarazar.

No, Isabel no tenía ropa aguardándole en casa, ni siquiera una cuna y ni le habíamos organizado un baby shower, todavía faltaba tiempo para eso.

Recuerdo esa césarea como la más triste de mi vida, y aveces prefiero bloquear todos esos recuerdos tan dolorosos y dejarlos en el pasado de dónde no deben salir. Siempre recordamos la impresión que tuvimos al ver a Isabel por primera vez, no era un bebé convencional gordito, era una bebé sumamente pequeña, delgada y frágil. De verdad que la Isabel de hoy es totalmente otra que la Isabel de un año atrás, pero a un año y medio de su nacimiento, creemos que todo valió la pena pues ella esta hermosa, sana y feliz. Sin embargo creemos que nos hubiera gustado que algunas cosas fueran diferentes.

Nos hubiera gustado mucho que las palabras de los doctores fueran más alentadoras y su actitud menos pesimista, por ejemplo: podrían habernos dicho que Isabel no era la única bebé prematura en ese hospital, que a diario nacen muchos niños de manera prematura y que las posibilidades de sobrevivir son cada vez mayores.

Me hubiera gustado que me dijeran que no me preocupara, que el hospital contaba con el equipo suficiente y el personal adecuado para hacer frente a la emergencia y que harían lo posible por que mi bebé sobreviviera.

Me hubiera encantado que me dieran las cifras de todos los bebés que a diario egresan del hospital porque han superado las adversidades, en lugar de decirme que en cualquier momento la vida de mi bebé podía acabar.

Me hubiera gustado que los médicos fueran siempre honestos, que desde un principio hubieran dejado claro que no habría forma de que yo regresara a casa para continuar con mi embarazo y que la interrupción del embarazo era la única solución.

Me hubiera gustado que me dejarán hablar con mis familiares, y no que me tuvieran recluida sin contacto alguno con ellos, en verdad era tremendamente angustiante no saber si ellos sabían qué pasaba conmigo.

Me hubiera gustado personal más empático, y no debería ser sólo un sueño. El hecho de que un embarazo se convierta en una situación delicada y grave, no quiere decir que debe dejar de ser un parto humanizado. 

Hoy prefiero no recordar todos esos momentos y esas lágrimas amargas, esa incertidumbre y ese desazón, hoy prefiero enfocarme en esos primeros pasos de Isabel, en esa gran sonrisa y en esas primeras palabras que llenan el alma. Hoy la tempestad ha quedado atrás para dar paso a un hermoso momento de mi vida. Hoy sólo tengo el corazón lleno de agradecimiento por la hermosa vida de mis hijas y por su salud.


¿Te suena conocida esta historia? No olvides platicarnos tus vivencias.

18 abr. 2018

¿Es posible tanta felicidad?


La mayoría de las noches, después de un largo día de trabajo y antes de dormir, llevamos a mis hijas a la cama y los cuatro nos damos un fuerte abrazo.

En esos momentos me invade un fuerte sentimiento de felicidad y constantemente me pregunto ¿cómo puede caber tanta felicidad en un pequeño cuarto? En esos instantes mi corazón se siente rebozado de amor y me siento muy agradecida, doy gracias a la vida por esos dos luceros que me obsequió y agradezco por todos nuestros días soleados, por nuestra salud y por esos bellos momentos.

Pero ahí es cuando veo que la felicidad no es más que una cuestión de actitud. No, no tenemos la visa perfecta: tenemos problemas, a veces también nos preocupa el trabajo o tenemos diferencias como pareja o con la familia. Sin embargo eso no me impide que sienta mucha alegría por el siempre hecho de vivir y de tener a mis hijas.

Un día mi madre me preguntó si nunca me deprimo. No lo hago. No es que nunca sienta tristeza, somos humanos y las emociones son parte de nosotros, no se trata de ser un robot sonriente toda la vida, a veces también lloro, me canso o me desánimo si algo no sale como lo tenía planeado. Sin embargo, desde que soy madre, no le doy más peso a las emociones negativas que a las positivas. Aveces puedo llorar pero luego miro a mis hijas y me brota una sonrisa. La felicidad de cada individuo no depende de otros ni está en las cosas materiales. La felicidad vive dentro de nosotros y la gran mayoría vive buscándola por todas partes, sin darse cuenta que se encuentra en las cosas más simples de la vida.


11 abr. 2018

Te ves cansada: El otro lado de la maternidad


La llegada de Isabel a nuestras vidas a representado todo un desafío, rompió todos los esquemas y ha superado cualquier expectativa.

Ahora he puesto en tela de juicio toda aseveración de que los niños son más inquietos que las niñas... me pregunto ¿puede haber niños más inquietos que mi Isa? Ella sube, baja, se arrastra por el suelo, gatea a toda prisa, sube las escaleras, quiere trepar por todos lados y tocar todo lo que se encuentra a su paso y parece que su batería es inagotable. Por si fuera poco, nuestra rutina de sueño se ha ido al caño, últimamente es media noche y ella quiere bajarse de la cama y jugar y llora si no la dejamos. Evidentemente Edgar y yo acabamos agotadísimos y muy desvelados.

Es evidente que la maternidad no representa en mí lo mismo que hace 11 años, cuando era muy joven y tenía mucha energía para cuidar de Constanza, sin contar que se quedaba con mis padres buena parte del día mientras yo me iba a estudiar la preparatoria.

No me siento cansada, me siento estupendamente y ha decir verdad, estoy disfrutando ampliamente esta etapa de la maternidad junto a mi bebé, eso sí, con mucha ayuda de Constanza y de su papá. Pero aunque yo me sienta de maravilla y ame mi maternidad, los años no pasan en balde y supongo que la factura se ve reflejada en mi rostro y es que hace unos días mi madre y mi hermana me dijeron que me veo cansada. Yo no sé si fue la falta de maquillaje, las ojeras y el estar despeinada o de plano los estragos que deja la maternidad pero me lo han dicho y no he hecho nada más que reír. Creo que desde que nació Isabel, pase de sentirme Susan a Linet de esposas desesperadas. ¿Qué le puedo hacer si no es que reírme? Y procurar maquillarme más seguido.

De que es cansado, es cansado. Mi bebé es bastante demandante. Pero no todo es cansancio, también es divertido y altamente gratificante.

Resultado de imagen para mamá cansada

13 ene. 2018

El cuarto que se quedó en silencio

La recámara estaba dispuesta, aquel rincón llevaba en sus paredes pinceladas de amor, con el color de la ilusión. Sobre el techo colgaba la juguetona esperanza y todas las ansias de una madre que aguarda paciente los nueve meses más largos de su vida. La alfombra tejida de alegrías estaba junto a la cuna y sobre las repisas yacían bien acomodados los anhelos de unos padres primerizos. Los adornos más bonitos de aquel rinconcito era la luz y el cariño que inundaban todos los espacios. Los juquetitos esperaban las manecitas gorditas que llegarían a tomarlos y la ropita enternecedora ya estaba toda lista. Se acercaba el feliz día y todo estaba dispuesto. Al fin llegó el momento. Mamá se fue al hospital. Por fin llegó la cita más esperada y aquella mamá pudo conocer al gran amor de su vida, y besar su tibia mejilla, y empaparse del dulce olor de un bebé, y sostener en su pecho aquel cuerpo pequeño y tibio... Pero algo pasó. Mamá regreso a casa con los brazos vacíos, el cuerpo dolorido, la leche acumulada en el pecho, y el alma destrozada.

Aquel cuartito que tenía que verse inundado de llantos y risas se quedó en silencio.

Hoy he elevado una oración por todas esas mamitas que viven los nueve meses más felices de su vida y después no todo sale como se había planeado, y aquellos sueños rosas se convierten en un amargo luto. Pido que este trance tan difícil pueda ser superado, pido porque no les falte la fortaleza y encuentren confort en su corazón, pido porque vuelvan a encontrar la alegría aunque lleven a cuestas un dolor que jamás se olvida. 

Envío abrazos cálidos para todas esas mamitas, les envío un: estoy aquí. No sé lo que duele pero te abrazo fuerte. No sé lo que duele pero te doy mi mano por si te sirve de apoyo. No sé lo que duele pero está mi hombro por si acaso quieres llorar. No sé lo que duele pero te ves hermosa cuando sonríes. No sé lo que duele, pero te escucho si quieres.

Hace unos meses me enteré de la desgarradora noticia de la partida de un angelito que recién había llegado a esta vida. Su estancia fue tan breve pero estoy segura que en ese breve estancia dejo un gran amor en sus padres. Todos fuimos testigos del gran amor con el que se esperaba su llegada.

Me quedé tan reflexiva después de todo lo que viví con Isabel estando en el hospital, y se lo difícil que es vivir un puerperio sin tu hijo en brazos, lo duro que es no tener el confort en esos momentos de un cuerpo tibio a tu lado. 

Se me ha hecho un nudo en la garganta. Se nos ha llenado de tristeza el corazón.

No sabemos por qué pasan las cosas, sólo sabemos lo que siempre hemos dicho:

Dios manda sus batallas más difíciles a sus mejores guerreros.

Y desde aquí solo puedo enviar luz a todas esas mamitas que viven un duelo, enviarles un abrazo y decirles que las admiro tanto, son un ejemplo de fortaleza y amor. 

Dedicado con cariño a todas las mamás que han visto partir a sus angelitos tan pronto como han llegado.
 Resultado de imagen para cuando un bebe muere

11 ene. 2018

Ni la mejor ni la peor mamá

Quítate esos prejuicios que te torturan, quita todas esas palabras descalificativas que alguna vez te han dicho los demás pues ellos no están en tus zapatos ni viven tu vida.

Quítate ese peso que llevas en la espalda al querer ser a toda costa la mamá perfecta, nunca ha existido tal mamá.

No, no lo eres, no eres la peor mamá, pero tampoco la mamá perfecta: eres una mamá real, una mamá a tu medida y a la medida de tus hijos.

Eres una mamá creada para embonar a la perfección con tus hijos, no con los de a lado.

No eres un molde igual a otras madres: tú tienes tus propias cualidades, defectos y virtudes.

Deja de torturarte por pensar que lo estás haciendo mal, mientras le pongas corazón, lo estás haciendo bien.

Deja de compararte con aquella a la que crees perfecta, ella también tiene temores y también comete errores.  Ella también se cuestiona si lo estará haciendo bien. Ella también pasa noches en vela bajo la luz de la luna con sentimientos de culpa.

No hay peores o mejores madres, hay madres a la medida de sus hijos.

Porque la maternidad es un camino largo y a veces cansado, pero al mismo tiempo el más dulce y bello camino que transita una mujer. Te invito a que empieces a disfrutar más y sufrir menos. Maternar en compañía de otras es más sencillo, así que toma mi mano y caminemos juntas.

La imagen puede contener: una o varias personas

20 dic. 2017

No mentir en estas fechas: ¿Moda o convicción?

Pareciera una moda que se extiende entre las madres modernas el decidir romper las tradiciones, o dicho por ellas, con las mentiras de Santa Claus y los Reyes Magos, argumentando que fomentar estas creencias es educar con mentiras y crear en los niños una falsa ilusión.

La verdad es que no recuerdo haber escuchado algo así hace 10 años, aunque seguramente ya por ahí alguien había expresado la misma opinión. He leído sus argumentos y no me parecen sólidos o convincentes, pero sinceramente, los argumentos sobran y nadie debe convencerme de nada, para eso cada quién educa como quiere y como mejor le parece.

Hasta aquí todo bien; somos humanos, cada quien con una visión distinta del mundo, aunque nos tachen de mentirosos, falsos o bobos a los que nos encontramos en la oposición de ideas. El problema viene cuando yo pregunto si ese hijo, educado en madurez y bajo la premisa de una verdad absoluta, tiene la madurez y/o la capacidad de respetar la creencia de otros, porque a final de cuentas, más que una mentira, se trata de una costumbre tan arraigada que conocí más de un hogar, dónde a pesar de la escasez de los recursos y el enorme esfuerzo económico que implicaba, los reyes no faltaban aunque sólo pudieran dejar un balón, un trompo o un balero. En esos casos era más sencillo decirle a los hijos que esas cosas no existían ¿para qué molestarse? ¿para qué preocuparse? o ¿para qué sacrificarse? No creo que sólo fuera simple amor a la mentira.

Hace unos años, cuando Constanza llegó a la primaria, había entre sus compañeros un niño cuya familia tenía una religión distinta a la católica, por ende en esa casa no se creía en lo Reyes, ni en Santa y el niño no asistía a los festejos de esta temporada. Los papás decidieron explicarle que esas cosas de los Reyes Magos no existían y que eran los padres quienes compraban los regalos de los niños y le dejaban escoger algún obsequio que sus padres le regalarían en estas fechas. Como es de pensarse, un niño no tiene la madurez de "callar" o respetar la creencia de otros niños y cuando escuchaba hablar a sus compañeros con ilusión sobre lo que pedirían a Santa o a los santos Reyes, el niño decidía decirle a sus compañeros que esas cosas eran mentiras, que los padres eran los encargados de comprar los juguetes, y claro, más de un niño se echaba a llorar. Por suerte Constanza creía que su compañero estaba loco y que le gustaba ser maldoso con sus compañeros. No digo que todos los niños lo hagan con maldad, y hasta cierto punto suena lógico que un niño al que le estas "enseñando a no mentir" no quiera formar parte de un colectivo de mentiras y quiera abrirle los ojos al resto de sus compañeros. Pero nuevamente yo preguntaría, estás educando bajo el valor de la verdad y ¿qué hay con la empatía?

Me cuesta trabajo creer que esos padres, que dicen que no les gusta mentirle a sus hijos, se dirigan siempre con la verdad y que jamás hayan dicho una mentira. Pero está bien, lo repito, cada quien es libre de tener sus propias creencias y actuar como les venga en gana, sin embargo, quienes estamos al otro lado, les suplicamos que enseñen a sus hijos a no romper con la ilusión de otros, les suplicamos que cuando decidan charlar con sus hijos, les expliquen que vivimos en un mundo donde la gran mayoría de padres nos gusta mentir en estas fechas, y que no se trata de que ellos formen parte de la mentira, simplemente que no comenten nada cuando escuchen al resto de sus compañeros ilusionados con las mentiras que se les dicen en casa. 

Es una atenta petición de muchos padres que atesoramos esas mentiras como uno de los recuerdos más valiosos de nuestra infancia, que con gran ilusión y ansia esperábamos el 6 de enero, y que acordábamos con nuestros amigos, primos y hermanos que no dormiríamos para poder ver a los Reyes, que en medio de nuestros sueños creíamos que habíamos visto una capa mágica, un sombrero o una simple sombra, que intentamos descubrirlos tantas veces para poderles sonreír, que creíamos escuchar un elefante o un camello y que en medio de la madrugada despertábamos para ir corriendo al árbol y ver bajo la luz parpadeante los juguetes que unos seres extraordinarios nos habían dejado, te lo pedimos esos padres a los que no nos pareció traumatico enterarnos de la verdad, simplemente lo vemos como el momento en el que teníamos que madurar, de corazón te lo pedimos todos esos padres que amamos estás fechas por la magia que se respira en el aire. ¡Ya sé, soy una cursi de lo peor!

Voy a finalizar recordando que todos somos diferentes, que la diversidad nutre nuestra riqueza cultural, que tan válida es tu forma de ver el mundo como lo es la mía, y que debemos aprender a respetar la ideología del otro. Los abrazo fuerte.

3 oct. 2017

Retomando la rutina

Después de todos estos días tan ajetreados la gente vuelve a su rutina...

Yo por mi parte trato de hacerlo así, mi hija retomará sus clases en unos días y aunque parezca que todo vuelve a ser como antes, no lo es y nunca lo será. La herida estará abierta por mucho tiempo, y el miedo latente de que otra catástrofe vuelva a ocurrir siempre existirá muy en el fondo de muchos, al menos yo estoy muy alerta de cualquier movimiento que perciba y me atemoriza escuchar cualquier alarma pensando que se puede tratar de la alerta sísmica. Sí, tengo miedo, pero debo afrontarlo y comenzar a superarlo, después de todo, no se puede vivir así, no se debe vivir así. 

La herida más profunda la llevaran quienes perdieron a un ser querido de una manera tan sorpresiva, repentina e inimaginable, quienes perdieron sus hogares y ahora tendrán que empezar de cero en cualquier otro lugar, y reconstruir los pedazos, las ruinas del alma e intentar renacer de entre los escombros. 

Ahora debo enfocarme en re-acomodar mis horarios y rutina de sueño. Son las dos de la mañana y no consigo conciliar el sueño, así han sido muchos días y por la mañana estoy cansada, no me quiero levantar temprano pues mi cuerpo reclama esas horas de sueño que perdí por la noche. Constanza está en la misma situación; grandes desvelos y mucho dormir por las mañanas. 

Tendremos que trabajar un poco y la verdad no hemos profundizado mucho en el tema de sus emociones, es momento del desahogo y de liberar miedos. Por otro lado ¡necesito un respiro! Estoy a nada del colapso mental: la maternidad, los preparativos del bautizo que se reanudan y la maestría me tienen con la agenda a tope, es necesario reagendar y reorganizar todo para salir victoriosa. Mientras tanto retomamos el blog, mi querido blog, y estos post que tanto bien me hacen para poder expresar y descargar tantas cosas. 

6 abr. 2015

¿Y el "vivieron felices por siempre"?

Ojala todo fuera como en los dulces cuentos de hadas en dónde repentinamente las princesas encuentran al maravilloso y apuesto príncipe azul y todo concluyera con esa mágica leyenda "Vivieron felices por siempre". Desafortunadamente no hay nada más alejado de la realidad, heme aquí, viviendo una realidad tan distinta a la idealizada...

Apenas el sábado 4 de marzo cumplimos 15 días de habernos casado, después de seis años de noviazgo y unos 11 años de conocernos, pensé que teníamos unas bases firmes sobre las cuales construir nuestro matrimonio, pero al parecer no es así, creo que nuestra relación se ha basado en la costumbre y en malas prácticas de comunicación. 15 días y no todo ha sido miel sobre hojuelas, por el contrario, me he dado de bruces contra la pared.

Los primeros días veía a Edgar con cara de preocupación y de angustia, comprendo que extraña su casa y a su familia pero la situación me rebasa, sobre todo cuando veo que a diario le habla a su mamá y cuándo no es él quien llama, ya le están hablando, apenas tenía unos tres o cuatro días que no íbamos a casa de sus padres y ya estaban reprochando que no los visitábamos, sé que para mi puede ser fácil la situación porque estamos viviendo en casa de mis padres, pero esta situación es así porque Edgar me ha solicitado que le de un tiempo para estabilizarse económicamente y podamos ir a rentar un hogar exclusivo para los tres, pero vamos, que más quisiera yo que eso fuera inmediatamente. Por otro lado cabe destacar que a raíz de la boda no quiero saber mucho de su familia, me demostraron ser personas que entre más lejos se tienen, es mejor. Ya había tenido muchos roces y ya me habían hecho algunas groserías que toleré por que se trataba de la "familia de mi pareja", pero es que para mi boda sacaron todo el cobre a relucir, desde días antes se la pasaron hablando y criticando cualquier  tontería, no quisieron venir a pedir mi mano y de plano el día de la boda, un hermano de Edgar y su esposa nos hicieron la majadería de salirse de la fiesta muy enojados que porque no se les aparto un lugar, a nadie se les aparto un lugar, pero no obstante de que fue un berrinche tonto mi suegra va y les pide disculpas, cosa que me enfado bastante... Apenas el sábado tuve un disgusto muy fuerte con Edgar por obligarme a convivir con su familia, estuve a punto de mandar todo a la porra y decirle tantas cosas horribles, sin embargo, esperé a que el coraje disminuyera para no decir cosas de las cuales después me pudiera arrepentir. Pero el tema lo hemos puesto sobre la mesa muchas veces, siempre le dije que no me gustaba convivir con su familia, se lo advertí antes de casarme, y cada vez que intentaba olvidar el asunto y reunirme con ellos, algo ocurría y una y otra y otra vez le ponía el ejemplo de las cosas que no me parecían de su familia, pero parece que todo este tiempo he hablado con una roca que asiente a todo lo que digo pero pasados los días olvida todo y de nuevo me solicita que nos paremos en casa de sus padres.

La verdad no voy a ceder, mientras en la casa de sus padres no aprendan a respetarnos y a darnos un lugar, mientras no aprendan a apreciarnos, yo no estoy obligada a estar ahí, podre ir alguna navidad o en alguna fecha importante, pero no más, lo triste es que no sé si Edgar no se da cuenta o es más grande su apego que prefiere ignorar la situación. Por otro lado le propuse que regresara a su casa y que viniera por nosotras el día que tenga a dónde llevarnos, de este modo dejará de sentir que la balanza está mal, no ha aceptado, pero de continuar las cosas así, soy capaz de echarlo pues no estoy dispuesta a vivir un infierno en nombre del amor. Espero que nuestro amor pueda superar estas pruebas y hallemos pronto las respuestas.

4 dic. 2014

Dilemas de temporada




Ha llegado la época navideña, ya las calles se pintan de luces de colores parpadeantes, el aire se ha vuelto frío y los mercados huelen a ponche. 

Ya todas las revistas anuncian en sus portadas que ha llegado la época de celebrar y festejar y todas prometen tener las claves y las recetas mágicas que te harán pasar una navidad feliz en este año, pero que chasco me he llevado al ojear la mayoría, pues yo que no soy adinerada, me he dado cuenta que todo se remite a gastar, gastar y gastar. Todo habla de lo que hay que comprar para estar al día,  y no se diga de las recomendaciones de regalos en esta época decembrina: costosos artículos de marca, finos perfumes, ropa de diseñador y los juguetes más caros encabezan las listas. ¿En verdad es ese el espíritu navideño? Ahora entiendo porque muchas personas no sienten empatía por estas fechas y dicen que sólo fomentan el consumismo. Pero no son las épocas las que provocan estas situaciones, sino los medios de comunicación, que nos bombardean de comerciales que pretenden vendernos la idea de que la navidad perfecta es aquella en dónde hemos de dejar vacía nuestra cartera.

Sé que a veces es difícil dejar los pies sobre la tierra y recordar el significado que tienen estas fechas, se que es difícil no contagiarse de esa emoción consumista, por eso en este mes hemos preparado algunos post para recordar el significado de estas épocas. Ya les iré compartiendo algunos tips para pasarla increíble sin tener que gastar más de la cuenta, manualidades, recetas, etc. 

Ha llegado una época de las más hermosas del año, y hemos de disfrutarla juntas.

22 ene. 2014

Parto psicoprofiláctico



Ya lo he mencionado antes, mi trabajo me permite conocer a muchas personas y cuando estas te brindan su confianza y abren su corazón, se toca una variedad de temas que van mas allá de lo relacionado con lo laboral hasta llegar a lo personal. Pues bien, el día de hoy platicaba con una clienta, hablábamos sobre su pequeño nieto de nombre Sebastian, a quien yo veo muy feliz, abierto y despierto para su corta edad. 

Mi clienta me platicó que el niño era así debido a que nació de parto psicoprofiláctico. Ella y sus dos hijas habían tenido la oportunidad de vivir la experiencia de un parto tranquilo, sin intervenciones, sin agresiones, en resumidas cuentas: un parto feliz. Esto me lleva a la conclusión y a la firme convicción de que si algún día me vuelvo a embarazar, deseo, anhelo y quiero un parto natural, un parto tranquilo, un parto sin anestesias, un parto sin intervención quirúrgica. ¿Sera posible? Esa es la cuestión y ese es mi temor. En un mundo tan "sofisticado" en donde las cesáreas se dan al por mayor, y además  con el antecedente ya de una cesárea, me da miedo que se cierren todas mis posibilidades de un parto natural y que me vea obligada por segunda vez a tener una cesárea. Hoy en día las cesáreas son mas comunes que nunca y los médicos difícilmente aprueban la psicoprofilaxis obstétrica. Mi clienta que afirmaba que a su hija le costo mucho trabajo encontrar al medico adecuado, todos se negaban a su método. 

Falta mucho para que me encuentre planeando la llegada de un segundo hijo a mi vida, sin embargo es bueno informarme desde ahora sobre todas las posibilidades que hay. Pero desde ahora sueño con un hermoso parto en la comodidad de mi hogar, en la intimidad de mi recámara, con tranquilidad, a mi ritmo, al paso que marque la naturaleza de mi cuerpo! Ese siempre fue mi sueño y se vio tristemente desquebrajado cuando aquella vez, siendo primeriza, me dijeron en último momento que no tenia mas opción que la cesárea para poder parir!

24 oct. 2013

Vídeo para reflexionar


Encontré este vídeo por la red, que me causo mucha ternura, algunas risas pero sobre todo me hizo reflexionar: se es niño una sola vez y a veces a los padres se nos olvida dejar gozar a nuestros hijos esta etapa tan hermosa, cargándolos con muchas responsabilidades y exigencias. Un niño sólo debe preocuparse por jugar y ser feliz!


5 minutos que valen la pena. Espero les guste!

25 ago. 2011

Agradezco! ...

Agradezco que te tengo junto a mi
agradezco que te miro sonreír
que pude verte entre mis brazos
que pudiste tu llegar
y sólo has traído felicidad

Agradezco que estas llena de salud
agradezco el brillo de tu mirar
la dulcura de tus besos
y tu risa celestial
es el canto que siempre quiero escuchar

le pido a Dios que siempre sea así
que  bendiga tu camino junto a mi
que no permita que opaquen el brilliito de tus ojos
y me de la fortaleza para siempre protegerte
y que trace largo tu camino aquí en la tierra

que nos llene de bondad el corazón
y que estemos siempre juntas
así siempre lucharemos

Si algún día creí que algo nos faltaba
hoy te miro niña mía y se que nada nos falta
se que estamos en la gloria
pues escucho tu corazoncito palpitar
y tu sonrisa carismática la veo brillar
estoy yo y tu familia
a tu lado dulce niña
y Dios nos ha permitido otro día despertar
que más pudiera yo desear.

Para Constanza   con cariño de tu mami Wendolin

Por ahora probablemente Constanza es muy pequeñita para poder comprender un poquito todo lo que significan mis palabras y para poder ver lo afortunadas que somos, ella sólo vive su dulce infancia.

Hoy he visto un programa que me ha hecho reflexionar y ver que desafortunadamente no todos los niños viven una dulce infancia , que ha hay personas que se atreven a apagar la dulce risa de un pequeño, que se se atreven a manchar los días de infancia de pequeños... si los niños son lo más maravilloso que tenemos!!!

Por otra parte otros niños no tienen la fortuna de nacer en un hogar que les pueda brindar una infancia feliz, los niños pobres y los niños que a diario mueren de hambre.

Existen también los niños que luchan con una enfermedad mortal y tienen que debatirse a diario entra la vida, y soportar los dolores de su enfermedad. Tantas situaciones que me han conmovido el alma, porque soy madre y por que no quisiera que mi pequeña sufriera, que estuviéramos en alguna situación así POR ESO HOY DE CORAZÓN AGRADEZCO POR QUE SOY AFORTUNADA COMO MUCHAS MAMIS DE LAS QUE LEO A DIARIO, QUE TENEMOS TODO, SALUD Y UNA FAMILIA PRECIOSA!!!

Imagenes que me conmueven enteramente, y que son una realidad. Y se que algo tengo que hacer, en algo tengo que aportar por que no basta quedarme viendo y tirando lágrimas






Heromoso vídeo




y que a todos mis hermanos no les falte nunca el pan, que los niños del mundo tengan paz...