Mostrando entradas con la etiqueta vacaciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta vacaciones. Mostrar todas las entradas

9 abr. 2018

Así fueron nuestras vacaciones de Semana Santa


Ya sabía que estas vacaciones se me iría como agua, y así fue. Sobre todo porque desde el primer lunes estuvimos a tope con todas nuestras actividades: vendría una amiguita de Constanza y se quedaría a dormir. La mitad del día se le fue a mi hija en la ansiedad de que ya llegara su amiga. La niña llegó y la diversión empezó para ellas pero también el agotamiento para mi. El martes recogieron a la nena y al día siguiente Constanza tenía de nuevo invitados en casa, esta vez su pequeño tío. Además el miércoles Isabel tenía cita en el neurólogo y buena parte del día se fue en ello. El jueves, Edgar ya estaba de vacaciones y salimos a hacer unas compras y prepararnos para el viernes santo, que para mi marido es muy especial pues cerca de donde viven sus papás, se pone una feria y realizan una procesión. Es una de nuestras fechas favoritas del año y rara vez faltamos a la feria. Nos gusta estar ahí prácticamente todo el día. Vamos y recorremos la feria temprano, esperamos la procesión y vamos a casa de mi abuela a descansar un poco sólo para regresar de nuevo y que las niñas se suban a los juegos. Además nos encanta comer ahí y probar todas las delicias que ofrecen:

Crepas, alas, banderillas, brochetas de carne, mariscos, pizza y creo que de todo un poco.

Hemos salido temprano y regresado muy noche a la casa. Y he comido de todo en la feria.

El sábado estuvimos en casa de sus padres de Edgar, las niñas pasaron un rato agradable conviviendo con todas sus primas, cosa que la verdad extrañamente sucede.

Para cerrar con broche de oro, el domingo llevamos a las niñas al cine.

La semana se me fue rapidísimo lo mismo que esta porque Edgar estuvo también de vacaciones y aunque no salimos fuera aprovechamos para descansar y resolver pendientes que teníamos.






 








24 mar. 2018

Luna de tres


Aprovechando que nuestro aniversario acaba de ser, quería desempolvar este post que ya tenía un año archivado en mi lista de "borradores" y así revivir ese primer viaje que hicimos en familia.

Desde meses anteriores a la boda llegaban las preguntas y los consejos de todo el mundo respecto a si Constanza debía acompañarnos a nuestra luna de miel. En realidad nosotros nunca pedimos la opinión de nadie, apreciamos los consejos pero la decisión ya estaba tomada.

Hace 11 años, cuando decidí darle un "sí" a la vida, lo hice con la firme convicción de que cambiaría mi mundo, en es momento estaba aceptando que sería madre y no por unos días ni unas horas sino por siempre y para siempre, y eso incluía cargar con mi hija a todas partes.

Que no sería lo mismo la luna de miel, que ¿cómo encargaría al hermanito? ja (hoy ya saben que sí se pudo encargar), que no nos divertiríamos, etc etc. Si hubiera querido seguir con mi vida de soltera no hubiera elegido el camino de la maternidad. Además las personas no comprenden que para nosotros la diversión no lo era ni lo es si no es junto a nuestras hijas y era probable que si decidíamos no llevarla, al poco rato de estar lejos, la preocupación nos hubiera  ganado, la angustia no  nos habría dejado disfrutar y a cada instante hubiéramos pensado que todo hubiera estado mejor con la compañía de nuestra hija.

Desde antes de casarnos, Edgar y yo platicamos muchas veces sobre viajar y siempre coincidimos que era más divertido hacerlo con nuestra hija. Ella y ahora Isabel, son  parte de nuestros días  y no las cambiamos por nada. Con esta firme convicción siempre dijimos que Coni nos acompañaría a nuestra luna de miel, que se convirtió en una hermosa luna  de tres.

Emprendimos la aventura a un estado  cercano de nuestra ciudad para pasar unos días de relajación, chapoteo y  contacto con la naturaleza. Fue nuestro primer viaje como familia y lo disfrutamos mucho. Si hoy volviera tres años atrás y de nuevo tuviera que elegir si irme de luna de miel o luna de tres, elegirá mi luna de tres porque la disfrutamos mucho, y momentos entre Edgar y yo siempre hemos encontrado.





1 sept. 2017

Vacaciones Parte 2

Regresando al tema de las vacaciones, después de ir a la playa, hicimos pocas salidas.

Creo que lo más relevante de la segunda parte de nuestras vacaciones fue la escapada que nos dimos a un pequeño rancho en el Estado de México. Salimos con el hermano de Edgar, mi concuña y las niñas, ellos también tienen una bebé que es apenas 7 meses más grande que Isabel, se llama Yuselmi y es un amor de bebé. Pasamos un domingo muy agradable, desayunamos barbacoa, metieron a las niñas a la alberca, y lo más importante es que Edgar y su hermano convivieron.
La imagen puede contener: una o varias personas, exterior y agua
La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, natación, piscina y exterior
La imagen puede contener: 1 persona, césped, cielo, niños, árbol, exterior y naturaleza
La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, niños, árbol, césped, exterior y naturaleza
La imagen puede contener: una o varias personas, cielo, césped, árbol, exterior y naturaleza

Días después fui con las niñas a la premier de la película "Locos por las nueces 2", los boletos me los gane a través de facebook. Cabe destacar que Edgar no pudo acompañarnos porque tenía mucho trabajo, así que fue de las primeras veces que salí sola con las niñas.
La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo
La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie e interior


Ya para finalizar las vacaciones, fui con las niñas a ver un show gratuito de "Plaza Sésamo". Constanza como ya está en su rollo de niña mayor, no lo disfrutó como hubiera deseado, e Isabel se mostraba atenta por pequeños ratos, pero es una bebé que apenas se entera de lo que sucede a su alrededor. Yo me divertí mucho sólo por el hecho de darme el placer de disfrutar a mis hijas.
La imagen puede contener: 2 personas, interior
La imagen puede contener: una o varias personas
Finalizamos las vacaciones, que me fueron muy breves, con un magnífico evento organizado por #Tetrapack y al cuál fuimos invitadas por medio de #Mamás Blogueras Mexicanas. Constanza no quiso acompañarme así que me lance junto a Isabel a la aventura. El evento comenzó con un recorrido con la exposición "El éxtasis del color" del pintor #Rufino Tamayo. Seguido de la exposición, hubo un taller de reciclaje con tetrapack dónde además nos explicaron la importancia de separar nuestros desechos así como informarnos acerca de los materiales que se realizan reciclando envases tetrapack. Finalizamos la actividad con un picnic en el que nos consintieron con ricos bocadillos y postres. Isabel se porto de maravilla, y además pude conocer a otras mamás blogueras y volver a ver a las que ya conocía.


Para cerrar las vacaciones, el domingo previo al regreso a clases fuimos con las niñas al parque. La verdad tenía mucho que no las llevábamos al parque y parece que ambas lo disfrutaron mucho.








Esto fue el resumen de nuestras vacaciones.

24 ago. 2017

Vacaciones Parte 1. El primer viaje de Isabel a la playa

No fueron las primeras vacaciones de Isabel porque de hecho las primeras fueron a las grutas y otras más a Querétaro, pero si fueron las primeras en la playa.

Una semana antes de que finalizara el ciclo escolar y los niños tuvieran sus vacaciones oficiales, decidimos ir a Acapulco. La idea principal era ir los 4 a Cancún, pero en lugar de eso, Edgar tuvo una fantástica idea: llevar a nuestros padres con nosotros, entonces cambiamos el destino y ajustamos el presupuesto para ir todos. Mi suegro no pudo acompañarnos, sin embargo fueron mi cuñada y mi suegra, mis papás y mi hermana.

El viaje fue un poco largo, aproximadamente entre 6 y 7 horas, pero Isabel se portó de maravilla y durmió la mayor parte del camino.

Llegamos por la mañana al hotel y ese día decidimos no ir al mar para quedarnos todo el día en la alberca del hotel. Claro que como el hotel se ubica en el centro, salimos a caminar al mercado, y a recorrer el centro de noche, pues nos encanta ver los establecimientos llenos de gente, y las calandrias con sus hermosas luces coloridas recorriendo la gran avenida. ¡Estamos enamorados de Acapulco! ¿Y cómo no? Si allí hicimos nuestro primer viaje juntos como novios y fue una autentica luna de miel, la belleza del sitio es acompañada por aquellos gratos recuerdos que Edgar y yo conservamos.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie, niños y primer plano

La imagen puede contener: una o varias personas, océano, playa, niños, exterior, naturaleza y agua

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas, niños y exterior

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, playa, niños, océano, exterior, naturaleza y agua

La imagen puede contener: piscina, exterior y agua

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas, personas comiendo, niños, bebé y exterior
Constanza la paso fascinada en la piscina, ya sabrán lo que cuesta sacarla, prácticamente no quiere salir del agua en todo el día. El primer contacto de Isabel con la alberca fue maravilloso, no se asusto ni le disgusto el agua, por el contrario parecía encantada y paso un buen rato entre carcajadas mientras descubría que con sus manitas podía chapotear. Todos estaban embobados viendo a Isabel disfrutar la piscina.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, natación, niños y piscina
Llegamos un jueves y regresamos el domingo. Viernes y sábado visitamos alguna playa por la mañana y finalizamos la tarde en la alberca del hotel.

A Isabel también le agrado su primer contacto con el mar, sin embargo decidimos no exponerla mucho tiempo pues iba con rozadura y temíamos que la sal del mar y la arena le causaran molestia alguna. Y pese a su rozadura en ningún momento estuvo irritable o chillona, es una gran bebé.
La imagen puede contener: 1 persona, niños y exterior

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, natación, exterior y naturaleza

El día sábado tuvimos una mala experiencia en el mar, pues Constanza nos dijo que algo le había picado, la piel de su cuello se puso roja y con salpullido y mi niña se puso a llorar, preguntamos con los lugareños qué pudo haberle picado y nos dijeron que lo más probable es que la hubiera picado una "malagua" (algo así como una pequeña medusa), nos recomendaron no untarle nada y esperar algunos minutos para que las molestias pasaran. Después preguntamos con alguna persona del servicio médico y la indicación fue parecida, en pocas palabras no había que preocuparse, solo esperar. Y así fue, al cabo de algunos minutos, la molestia se fue y su piel fue recuperando la normalidad. Evidentemente Constanza no quiso saber nada más del mar.

El domingo finalizamos con un buen desayuno y dijimos adiós a nuestra aventura playera.

Fueron unas excelentes vacaciones que disfrutamos mucho. La realidad es que tenía otras expectativas: ya saben, imaginaba hacer un montón de sesiones fotográficas en la arena, y la realidad es que apenas si pude sacar la cámara, la mayoría del tiempo me dediqué a disfrutar a las niñas y de lo último que nos acordamos fue de las fotos, así que podría decir que la realidad supero a las expectativas.







Por otro lado, descubrí que no es lo mismo ir con un niña que con dos. En definitiva si no fuera por el gran trabajo en equipo que hacemos mi marido y yo, estaría perdida. El se quedaba con Constanza a jugar en la alberca mientras mamá tenía que hacer repetidas salidas del agua para cambiar el pañal a Isabel, darle de comer, dormirla o bañarla. No es lo mismo con Constanza que puede estar todo el día metida en el agua y hacer contadas salidas sólo para comer algo rápido, que con Isabel a la que no podíamos tener todo el tiempo en la piscina.

Lo indispensable para el viaje


Mi primer artículo indispensable es el bloqueador, y vaya que resultaron buenos pues por primera vez regresamos sin quemaduras ni molestias en la piel.






Para Constanza usamos "Nivea Sun Kids Swim & Play" y para Isabel "Dody´s Baby". 

Cargué con un montón de mamilas para no tener que preocuparme porque se acabaran rápido y no poderlas esterilizar. Siento que con el calor la bebé tenía que estar muy bien hidratada, y dar el pecho saliendo del mar, llena de sal y con quién sabe que otras sustancias no me parecía tan buena idea.

Unas buenas gorritas para cubrir a Isabel del sol y gafas para las tres, aunque Constanza jamás quiso ponerse unas. Esta ha sido nuestra primera parte. 

Estén pendientes mamitas pues por primera vez tendremos #sorteo en el blog, y vienen muchos más. Estamos muy emocionados de contar con ustedes y por eso queremos consentirlas.

15 jul. 2014

Cumpleaños 7 Segunda parte

El día 28 decidimos que queríamos ir a conocer "Isla mujeres" así que emprendimos el viaje. Aquella isla es pequeña pero pintoresca, con playas tranquilas, con olas débiles que permiten estar jugando en el mar. Queríamos ir al tortugario, al museo, pero Coni no quería salir del agua y no hubo poder humano que la convenciera.


A las cuatro regresamos de nuevo al hotel. Y más tarde fuimos de nuevo a "La isla" ya que era nuestra última noche y fuimos a comprar souvenirs para la familia.







El último día no la pasamos en hotel. Fuimos al acuario de Cancún y regresamos a preparar nuestro equipaje pues por la noche salía nuestro vuelo de regreso a la ciudad de México.No la pasamos el resto de la tarde en la alberca hasta que llegó la hora en la que pasarían por nosotros los de la agencia de viajes para llevarnos al aeropuerto. Fue un viaje sensacional.




Y queda pendiente la tercera parte!
Besos!