Mostrando entradas con la etiqueta nuestras tradiciones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta nuestras tradiciones. Mostrar todas las entradas

8 dic. 2018

Lo indispensable para una posada de 10

Si estás pensando organizar una posada y no sabes ni por dónde empezar, aquí te cuento que vas a necesitar para salir triunfante del festejo.


Una de las cosas que más me emociona del mes de Diciembre, son las posadas navideñas. Sin embargo me di cuenta, que si se trataba de organizar una, estaba perdida. Así que me puse a investigar y te quiero compartir todos los detalles para una posada de 10.
Primero recordemos que las posadas tienen lugar del 16 al 24 de Diciembre y su finalidad es recordar el peregrinaje de José y María en busca de un lugar seguro para que pudiera nacer su hijo Jesús.

Ahora veamos los elementos básicos presentes en la mayoría de las posadas.

Los peregrinos. Son las figuras de José y María y no deberían faltar en estas celebraciones.
Las velitas. Tienen el propósito de alumbrar el camino de los peregrinos, y son un clásico de las posadas. ¿Quién no tiene recuerdos de su infancia con la cera caliente sobre los dedos? 

Cánticos y letanía. No olvides que una vez dichas las letanías, los invitados deben dividirse en dos grupos: los peregrinos que desde afuera de una casa o lugar cerrado pedirán posada, y quienes dentro de la casa terminarán dejando pasar a los peregrinos.

Ponche. Bebida típica de esta temporada, esta elaborado con frutas como caña, tejocote y guayaba.

Aguinaldos. son las bolsitas con fruta, dulces y galletas que repartirás a tus invitados, puedes reservarlos sólo para los niños.

Colación. Estos dulces pueden ir en tus aguinaldos o en tu piñata.

La piñata. ¡La reina de la fiesta! La piñata debería ser de 7 picos que representan los siete pecados capitales. Regularmente suele estar llena de fruta como mandarinas, naranjas, cañas, limas y tejocotes, pero los niños aman que tengan un poco de dulces.

Luces de bengala. si quieres agregarle un poco de diversión para los niños, unas cuantas luces serán suficientes para que los niños se entretengan.

Un bocadillo. No en todas las posadas nos consienten con algún bocadillo, pero si tienes ganas de apapachar a tus invitados esa noche, pues no puede faltar un poco de comida. Puede ser un platillo típico como sopes, pambazos o tostadas, hasta unas pequeñas tortas, sándwich u hojaldras rellenas de mole. ¡Mmmm qué delicia!

Estoy muy emocionada con las posadas. A ustedes les gustan las posadas? Ya están organizando alguna?

15 abr. 2015

Nuestra boda... Wendolin & Edgar

Parte I

Con tantos problemas y agobio había olvidado lo maravilloso de nuestro gran día y de lo feliz que estoy de haber pasado de ser soltera a estar felizmente casada.

Con tropiezos y empujones llegó el tan esperado día. Fue difícil pues la mitad del año pasado Edgar estuvo desempleado, consiguió trabajo apenas en Enero, estábamos económicamente muy desestabilizados y sacar el gasto de una boda era  imposible. La fecha soñada era el 21 de marzo por ser día de la primavera y porque el número 21 para  nosotros es muy especial, pero todo fue posible gracias al inmenso apoyo de papá que no quería que su princesa llegará al altar sin cumplir todos sus sueños, y así como un hado padrino pagó una gran parte del salón en dónde se realizó la fiesta, y rentó un coche en el cuál llegara su hija al altar.Rentamos un hermoso vestido de novia, sí, si, lo rentamos y no me arrepiento pues fue tan hermoso cómo lo deseaba y a un precio más bajo y sé que para cuando Constanza se case habrá otras tendencias y otras modas y el vestido que hoy use será anticuado para esos años, sin contar que dudo que sea la misma talla cuando tenga mi edad pues ella siempre ha sido muy delgada, mamá he hija tenemos complexión distinta. Contratamos a un muchacho para que amenizara la hora de la comida. Quería que todo  fuera perfecto y casi termina siendo  un desastre pues llegó mucha más gente de la que se tenía contemplada pero después de tanta  presión y estrés termine disfrutando en su totalidad ese día.

Algunas personas me preguntaban si estaba nerviosa, pero en realidad eran tantas cosas las que hacían falta y estaba tan preocupada en querer controlar todo que no estaba nerviosa, estaba estresada.
Y el agotamiento después de la boda me duro una semana.

Detalles

Arme un kit anti-resaca para obsequiarlos a los invitados. En cada uno coloqué pañuelos desechables, una botella de agua, chicles de menta, un par de aspirinas para el dolor de cabeza y chocolatitos.




No se me ocurría nada para dar como recuerdo, así que mi mamá armó unos costureros ya que pensamos que son de gran utilidad y siempre hacen falta.

Obsequiamos unos rosarios a las personas que nos acompañaron durante la ceremonia religiosa.


Los crayones que compré para los niños pero que nunca les repartieron. Ya serán para otra ocasión.

Mi suegra amablemente nos obsequió pantuflas para las invitadas.

Compramos algunas golosinas para nuestra mesa de dulces o "Candy bar", el resto de dulces y golosinas lo pusieron las hermanas de Edgar y la  verdad les quedó muy hermosa la mesa de dulces.

Las invitaciones

Elegir las invitaciones fue toda una aventura, lo hicimos en equipo, pero encontrar algo del gusto de los dos fue complicado, el tenía gustos graciosos y originales pero me parecían muy informales. Hasta que encontramos una tienda en dónde la delicadeza y el colorido de los diseños resaltaban por sobre todas las tiendas de su alrededor, y fue ahí dónde nos enamoramos de nuestras invitaciones.


Wedding topper cake/ Muñequitos del pastel

Es probable que estos muñequitos sean de las cosas más significativas de mi boda, ya que los hizo con sus propias manos mi tío, hermano de mamá que está en la cárcel. Me hubiera encantando que él estuviera ahí conmigo ese día y sé que él lo añoraba también... Pero estos muñecos fueron su manera de estar presente. 

La primer foto fue la inspiración para elaborarlos. Y en la segunda los novios ya habían comido pastel.


La elección del vestido

El primer vestido que me probé en la expo Boda del WTC... todos los vestidos me enamoraban.

Vestidos de Innovias

Prueba final ya con el vestido elegido


Servilletas

Estas hermosas servilletas fueron hechas a mano por la cuñada de Edgar. Otro detalle que me gustó mucho.

La zapatilla

Fue un obsequio de la hermana de Edgar. Entre los dos recolectamos poco más de $5000.

Los pendientes

Los compré en Liverpool y el diseño me encantó. Estos sí me gustaría atesorarlos para que el día de mañana los lleve puestos mi niña si es que decide ir al altar.

Los obsequios

Algunos de los muchos que nos hicieron llegar.

La foto

La foto que mandamos a hacer para que estuviera en el recibidor del salón.

Nuestra última noche como novios...

Esta foto la tomamos la noche previa a la boda
Continuará...

Besos, las quiero mucho.

6 nov. 2014

De Halloween y Día de Muertos


Llegó Halloween y después día de muertos con todo su colorido impregnando el aire con olor a cempasúchitl y copal, invadiendo las calles con hermosas Catrinas y vistosas ofrendas. Las celebraciones se hicieron presentes en casas y en escuelas, A Constanza le toco ir a la escuela disfrazada, la elección para este año fue el disfraz de Maléfica. A mi me tocó apoyar a la maestra en las actividades realizadas. Hubo un taller para elaborar calaveritas de papel en dónde estuvimos ayudando a los niños a recortar, colorear y armar sus esqueletos. Más tarde los niños comieron pan de muerto acompañado de atole y un tamal. Mi niña salió muy feliz de la escuela, con su calabazita llena de dulces. 





El día primero de Noviembre (día de todos los santos) decidimos repetir la visita de hace un año a Coyoacán. La gente llega con gran ánimo, disfrazados, con bolsas de dulces para ir obsequiando, y aunque hacía frío y se camina mucho, se pasa un rato estupendo. Este año nos quedamos con ganas de ir a Tepotzotlan, en dónde también se vive un ambiente mágico, bueno, será para el próximo año si Dios no lo permite.

Listas para ir a la recolecta de dulces













Mamá haciendo pruebas de maquillaje


 Y así termino mi hijita después de tanto caminar.