Mostrando entradas con la etiqueta 8 añitos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 8 añitos. Mostrar todas las entradas

6 jul. 2015

Cumpleaños 8


Así sin más, y tan de prisa llegó el cumpleaños 8 de mi pequeñita. <3 p="">

En principio había dicho que no le haríamos fiesta, pero al poco rato cambie de opinión, impulsada por la idea de que nuestra niña se hace mayor, y que en un futuro no tan lejano cambiará las piñatas, las bolsitas de dulces y el pastel por reuniones con amigos y lejos de mamá. Y no es paranoia, basta decir que quería hacerle una fiesta con temática de alguna princesa de Disney y está vez no fue posible darle gusto a mamá, pues Constanza ya no se siente princesa...

A sus 8 años Constanza ya tiene sus propios gustos musicales (Ariana Grande, EME- 15, 1D, Selena Gomez etc.), sus programas de T.V. ya no son precisamente la barra infantil. Incluso para vestir le gusta usar pulseras, collares y a veces no sale sin sus gafas de sol. Claro que todavía es una niña y gusta de jugar muñecos y dibujar pero ya es una niña mayor que comienza a independizarse. Colabora más con las labores del hogar: tiende su cama, recoge sus trastes después de comer e incluso me ayuda a sacar los papeles del sanitario. Ya hace su tarea sola, sólo me la da a revisar pero ya no necesita que mamá esté pegada a ella indicando como hacerlo todo. 

El tiempo pasa y vamos a la mitad del camino para que se convierta en una adolescente, y en un suspiro ya habrán pasado otros 8 años. 

Me  siento orgullosa y feliz de ver a mi princesa crecer. Y así hemos disfrutado su cumpleaños, con temática de súper héroes.
El salón
La botana para los invitados
La súper chica llegando al salón
Batiabuelo 
Tíos Capitán y Capitana América


Súper tías y súper mamá













Pd. Por supuesto quiero agradecer mucho a mi hermana Mel, la madrina de Coni, por todo el apoyo incondicional y el infinito amor para mi hija. Ella y su esposo Johna son unos tíos de lujo.
Y a mis padres, sin toda su ayuda esto no sería posible.

Y a ti, querida lectora por estar ahí tras del ordenador, impulsándome a no dejar mi blog, nuestro blog.