Mostrando entradas con la etiqueta agata. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta agata. Mostrar todas las entradas

9 may. 2012

Nuestra minina

Creo que nunca le había hecho un post a ella, pero ella forma parte de nuestra vida desde hace 12 años... toda una vida!...

Llego en un mes frío de noviembre, aún era una linda cachorrita. Sus primero días en casa los pasaba escondida bajó la cama y sólo salía a comer, la mal criamos dándole jamón en lugar de darle croquetas. Le buscamos un nombre, y decidimos llamarla "Agata". Al principio queríamos criarla como se le cría a un perrito y así llevarla a todos lados a donde fuéramos, sin embargo descubrimos que los gatos son animalitos del hogar, y lo descubrimos una noche de septiembre que la llevamos a un kiosco a ver fuegos artificiales. Oh error! Con el bullicio de la gente y el estruendo de los fuegos artificiales, la minina se puso nerviosa, se erizo y comenzó a dar de arañazos. Mi padre la tuvo que sujetar muy fuerte y regresamos rápido a casa.

Más tarde, en un diciembre, la llevamos con nosotros para así pasar en familia la noche buena, pero de pronto no la encontrábamos por ningún lado y temíamos que se fuera a salir y no la volviéramos a ver más. Así decidimos que no había mejor lugar para ella que nuestra casa y también aprendimos que los gatos suelen ser más independientes que los humanos, pueden estar a ratos solos sin llorar.

En fechas especiales la mimábamos con latas de comida de gato, que son mas caras que las croquetas, pero se ve que mi gata las disfruta tanto. Cuando salimos, sólo nos aseguramos de dejarle comida y agua suficiente, y sabemos que ella anda libre por toda la casa.

En tardes de sol le gusta subir a la azotea y tirarse al sol. Aveces es huraña y eso si, muy celosa! Si ve que le estamos haciendo mimos a los perros, ella maúlla y se acerca para que la mimemos también.



Hemos pasado  muchísimos años con ella! Nos ha visto crecer, a mis hermanas y a mi, vio llegar a Coni. Ha visto la casa transformarse y cambiar de color un montón de veces. A visto llegar e irse varias mascotas, como a la perrita Lulú a la que tuvieron que regalar por que mis padres creyeron que estaría mejor en otra casa que con nosotros; a una tortuguita que se murió; a mi hermoso perro Oddie que también murió; a un ratoncito, y hasta pecesitos. Eso si, era una delicia verla jugar con Oddie, se correteaban y cuando ella ya no quería jugar simplemente le daba un golpecito en la cabeza a Oddie.

Nosotros también la hemos visto cambiar, desde luego que ya no es la misma. Ahora ya no juega con los cachorritos ni tampoco da grandes saltos como solía hacerlo antes. 

Una mañana mi madre se dio cuenta de que tenía una bola en su pansita. Nos preocupamos por que parecía que le estallaría. La hemos llevado al doctor y resulta que lo que tenía era un tumor. La han tenido que operar. Estábamos preocupados, sólo queríamos que todo saliera bien.

Me enterneció tanto vernos ahí en el veterinario esperando a que nuestra gata saliera de la operación. Estábamos preocupados y estuvimos ahí esperando un largo rato. 



Todo salió bien, al fin podíamos verla. Entramos y estaba dormidita, con su lenguita de fuera, aún con el efecto de la anestesia. La acariciamos y le hablamos para que nos escuchara y supiera que ahí estábamos con ella. Tuvimos que dejarla ahí para que vieran que reaccionaba bien después de su cirugía, pero al fin ya esta en casa. Pobrecita, camina un poco chistoso, pero parece reponerse rápido. El primer día que llegó a casa sólo dormía, ahora ya sale del cuarto de mis padres y anda por la casa. Me alegra tenerla de vuelta y me alegra saber que esta bien. 2 años aún no me son suficientes con ella, vamos por mas!