9 de febrero de 2011

Me pone loca

Desde que supé que estaba embarazada a mis 17 años de edad me propusé no ser como la clásica madre adolescente que llegué a ver. No quería convertirme en esas mamis adolescentes que se la viven de fiesta en fiesta con todo y bebé, o esas que los dejan por irse a vivir la vida o la más típica mamá adolescente que, según yo, son las que se la pasan gritando y pegandole a sus bebés y que facilmante se desesperan de ellos.

En parte por mi y en parte por mis padres creo que el objetivo se ha logrado pero, en ocasiones suelo ser de un carácter muy blando y siénto que a mi hija Constanza le gusta abusar de eso.
Muchas veces es totalmente desobediente y necesito levantar la voz para que me haga caso.
Últimamente me la paso limpiando el cuarto y ella tirando. Cuando termine de barrer, un mueble ya está desordenado y cuando por fin lo ordeno otra cosa ya esta regada y así es el cuento de nunca acabar.
Ya fastidiada el domingo de ordenar y nunca acabar le pedí a Constanza que se preparara para irse a bañar. La nena me ignoraba y por si fuera poco ya había regado todos los juguetes de una bolsa y cuándo le pedí que los recogierá seguía sin hacer caso. Seguí con mis labores esperando a que recogiera los juguetes y se alistara para ir al baño pero no psaba  nada. Se lo repetí una vez más y a la próxima di la orden con la voz muy alta. Le di un lapso de tiempo para recoger pero pasó el lapso y Constanza seguía sentada sin atender a mi petición. Yo estaba furíca, desesperada, enoja de ver a mi al rededor juguetes por todos lados. Sentí el impulsó de darle nalgadas pero decidí contar hasta 10. Conté y ví que mi hija  seguía en la misma posición.
Esta vez decidí amenazar, si no guardaba los juguete, lo haría yo pero se los quitaría. Vi que paso otro lapso de cinco minutos y mi hija seguía ignorandome. Esta vez yo tomé los juguetes y los comence a guardar, cuando mi hija vió también empezó a recoger pero ya no la dejé por lo que se pusó a llorar. Al terminar de recogerlos los lleve a la recamara de una de mis hermanas y ahí se quedaron. Constanza se la pasó llorando mientras lamentaba diciendo : mis juguetes!. Me Sentí fatal pero contube mis ganas de darle una nalgada.
Al final del día le platicaba a Edgar la experiencia de los juguetes y me sorprendió que mi hija nos dijo:
pero ya entendí mamá. Ya voy a recoger mis juguetes.


Wendolin

8 comentarios:

  1. Es difícil educar a nuestros hijos, se tenga la edad que se tenga, aunque tú lo tienes más complicado debido a lo joven que eres. Aún así eres una gran madre y la mejor madre para Coni. Ánimo!!!

    ResponderEliminar
  2. YO creo que lo estás haciendo muy bien. Con 17 años hay gente que aún no se ha educado ella misma, ja, ja, y tú estabas ya allí, al pie del cañón, educando a tu niña. Qué a veces se te sube a las barbas? Como a todo el mundo, tengas 17 o 40 años!

    ResponderEliminar
  3. Es dificil estar en dicha situacion, pero creo yo q actuaste bien. Porq te controlaste y no llegaste a las nalgadas y tambien te mantuviste cuando dijiste de sacarle los juguetes sino hacia caso. Yo creo q ella va a empezar a darse cuenta q si mami cumple sus "advertencias" empezará a hacer mas caso

    besos

    ResponderEliminar
  4. Hola cariño , si pudiera pasar atraves de la pantalla de mi ordenador , te aseguro que estaria hay con vosotras dos , por que la verdad , es que tu no seras como las mamas adolescentes esas que dices tu , para poder ayudarte , pero si esto te sirve de ayuda te contare que yo durante muchos años cuide y crie a 4 bebes sucesivamente , cuando me hacian lo mismo que a ti , yo los dejaba jugar , pero cuando tenian ganas de dormir , me pedian que los cogiese y los pusiera en mi regazo , para dormirlos y yo les decia que no los dormia ni los ponia en mi regazo ,hasta que no recogiesen los jugetes y como el sueño podia mas que ellos siempre recogian los jugetes , pero había veces que los tenía que recoger yo , un beso de pitufa para ti y constanza.

    ResponderEliminar
  5. Gracias chicas por sus comentarios! son muy dulces y alentadores para mi!
    Pitu siempre me brindas tu apoyo y eso me motiva tanto. La quiero mucho!

    ResponderEliminar
  6. Constanza haga fe de erratas en este post, eso de volverse loca por el desastre no es cosa de madres adolescentes, tuve a mi hijo a los 32 años, bien centradita que estaba y fíjate que mil veces me vuelve loca y mil veces me contengo porque no quiero criarlo dándole nalgadas, y te digo que lo he llegado a hacer y me siento tan mal que decidí hace tiempo que ya no mas, ni una sola nalgada mas, ahora cuando estoy furiosa grito: Extraterrestres este es un buen momento para abducirmeeeee
    Algunas veces logro que Diego colabore recogiendo los juguetes y otras veces el muy vivo me hace rabiar y yo le amenazaba con botarle los juguetes, pero al verle llorar por la amenaza comprendí que es excesivo y ahora lo cambie por decirle los voy a recoger y quedaran guardados hasta mañana, protesta igual pero entiende que los recuperara y que debe ayudar a recogerlos.
    Ha funcionado hasta ahora, pero ya sabes, mientras mas crecen mas retos para nosotras las madres que intentamos romper con la antigua forma de crianza de castigos.

    ResponderEliminar
  7. Tanto tiempo Wen! Que alegria leerte.
    La manera en que tomaste la crianza e tu princesa es admirable. Ya es muy dificil criar a un hijo siendo padre solo muchisimo mas es afrontarlo a los 17 años. Pero que regocijante son esos pequeños momentos, como el que relatas que Coni entendio que debe ser responsable y guardar sus juguetes, donde caes en cuenta de lo bien que esta creciendo. Tenes que sentirte orgullosa de esto, porque son también tus frutos.

    Cariños!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Florencia, a mi también me ha dado gran alegria leerte!

    Betza muchas gracias!

    ResponderEliminar

Estamos en facebook