23 de septiembre de 2016

Ha salido el sol

Papá ha cumplido dos meses de estar en casa. A ocho meses desde que papá ingreso al hospital por lo que fuese un simple dolor de estómago y que más tarde terminaría en tres cirugías y un delicado estado de salud, por fin pudimos ver las nubes grises despejarse y asomar los rayos del sol.

¿Qué puedo decirles? Este tipo de experiencias sirven para poner a prueba nuestras capacidades humanas, y ver de que estamos hechos. Probamos nuestra fortaleza, nuestra unión como familia y mi madre de gran temple pudo corroborar que es capaz de llevar el control de una casa, de un negocio y el cuidado de su esposo sin necesidad de gran ayuda. Hubo muchas noches de lagrimas, de angustia, de incertidumbre y dolor pero también siempre había esperanza y resignación  ante lo que la vida y Dios dispusieran. 


Cuando papá salió del hospital no nos hicimos muchas esperanzas, temíamos una recaída y veíamos como un sueño lejano el olvidarnos del hospital, sin embargo y contra todo pronóstico, mi padre se ha ido recuperando, en un principio muy lentamente y también fue otro proceso difícil pero se logro superar. No comía mucho y no se sentía bien, sin embargo de a poco fue tolerando los alimentos e ingiriendo un poco más cada día y ahora come como siempre lo hizo.


Que alivio verlo bien, ya con fuerzas y con energía rehaciendo su vida. No sé si habrá aprendido mucho o poco de esta experiencia, ni si este consciente de la gran segunda oportunidad que le concedió la vida.


Yo por mi parte esta experiencia me ha servido para ser más agradecida, más sensata, disfrutar más. Estas cosas no deben pasar en vano por nuestras vidas, cuando algo así ocurre debemos remontarnos en nuestra vida, agarrarla con fuerza y hacer cambios radicales para agradecer.


Las cosas se acomodaron de manera estupenda y han venido buenos vientos, buenas noticias, buenas oportunidades. Así es la vida, así lo dicen, después de la gran tormenta viene la calma y se asoma con fuerza el sol.
Resultado de imagen para sol

30 de agosto de 2016

Un nuevo ciclo escolar

La semana pasada dimos inicio al nuevo ciclo escolar 2016-2017 y Constanza lo hizo más inspirada que nunca ya que el ciclo anterior lo cerramos con una grata sorpresa: recibió un reconocimiento por haber obtenido el 3er lugar de aprovechamiento de su salón. 

Aunque mi niña siempre ha tenido buenas notas nunca había recibido un reconocimiento así que nos resulto inesperado, incluso cuando fue la entrega de diplomas en una ceremonia, nosotros no asistimos. Fue hasta que la mamá de su mejor amiguita de mi hija me mando un mensaje en el que me felicitaba por el diploma. 

Sorprendida le dije a mi hija:
-Constanza ¡muchas felicidades! Te han dado diploma de tercer lugar y no hemos ido.



Mi niña fue a divulgar la noticia con toda la familia, estaba más que emocionada. Incentivada por su reconocimiento regreso y con la firme idea de que ahora tiene como compromiso mantener su lugar por lo mismo ha estado muy aplicada y estudiosa.


Este nuevo ciclo les volvió a tocar la misma profesora, así que los niños ya están familiarizados con su forma de trabajar lo cual puede ser benéfico pues no tendrán que adaptarse a un nuevo profesor.

Iniciamos un nuevo ciclo y espero nos vaya tan bien como el otro.

Les deseo un gran y muy feliz inicio de clases a todos.


Estamos en facebook