4 de febrero de 2014

Bloggear, bloggear y más bloggear.

Esta claro que me gusta bloggear, se nota en el número de blogs que tengo ahora, aunque no se si fue la mejor idea tener tantos y no hablar de todo en uno mismo. Pero el tiempo a veces no me rinde, no posteo tanto como quisiera y por temporadas mis rincones quedan abandonados.

Pero por si eso fuera poco, ahora tengo más trabajo y un nuevo blog. Pero esta vez se trata de un proyecto escolar, de un trabajo para la clase de "Teorías clásicas de la comunicación" en donde el blog es indispensable y forzoso al menos si quiero obtener un alto puntaje ya que dicho blog vale el 60 %  de la calificación. La cosa cambia pues ahora no se trata de escribir cuando tenga tiempo o cuando me llegué la inspiración, ahora se trata de escribir cuando menos dos veces por semana y no es lo mismo. Tendré que encontrar la inspiración de donde sea.

Así pues,  a lo largo de tres meses estaré constantemente por allí. 

Bueno, pues nada. Quiero invitarles a que pasen por allí, si es que les llama la atención. Espero les guste y ahora más que nunca necesitare su critica constructiva pues ahora el blog no es por gusto, ahora sera evaluado!


En fin chicas, les dejo la dirección por acá y las espero! Besos!

 Educando a mis padres

27 de enero de 2014

Mi niña enferma


Este fin de semana, no la pasamos muy bien. Constanza se enfermo de la tos, pero conforme avanzaba el tiempo, la cosa parecía complicarse. El sábado teníamos planeado salir por la tarde, como es nuestra costumbre, pero cancelamos planes porque Coni no se sentía bien. Al paso de las horas comenzó a llorar pues decía que le dolía su corazón. Nada la consolaba, no quería jugar, no quería ver tele, no quería nada. La verdad, como ya era tarde, yo pensaba llevarla al doctor a la mañana siguiente, pero mi padre expreso su desacuerdo argumentando que mi hija no podría pasar bien la noche con tanta dolencia, así que nos fuimos al hospital en compañía de mis padres.

El pecho de Coni estaba realmente congestionado, respiraba con dificultad. Ya estando en el hospital incluso vomitó. La revisaron y le hicieron una nebulización y le aplicaron una inyección. Eso sí, estoy muy orgullosa de mi pequeña pues fue muy valiente y ni una lágrima derramó por el piquete; el doctor y la enfermera estaban sorprendidos y la felicitaron por la valentía.

 Con tratamiento y cuidados ya se encuentra mejor, sin embargo decidimos que hoy no va a la escuela pues aún no se escucha del todo bien su pecho. Es tiempo de apapachar a la princesa.



Excelente inicio de semana.

22 de enero de 2014

Parto psicoprofiláctico



Ya lo he mencionado antes, mi trabajo me permite conocer a muchas personas y cuando estas te brindan su confianza y abren su corazón, se toca una variedad de temas que van mas allá de lo relacionado con lo laboral hasta llegar a lo personal. Pues bien, el día de hoy platicaba con una clienta, hablábamos sobre su pequeño nieto de nombre Sebastian, a quien yo veo muy feliz, abierto y despierto para su corta edad. 

Mi clienta me platicó que el niño era así debido a que nació de parto psicoprofiláctico. Ella y sus dos hijas habían tenido la oportunidad de vivir la experiencia de un parto tranquilo, sin intervenciones, sin agresiones, en resumidas cuentas: un parto feliz. Esto me lleva a la conclusión y a la firme convicción de que si algún día me vuelvo a embarazar, deseo, anhelo y quiero un parto natural, un parto tranquilo, un parto sin anestesias, un parto sin intervención quirúrgica. ¿Sera posible? Esa es la cuestión y ese es mi temor. En un mundo tan "sofisticado" en donde las cesáreas se dan al por mayor, y además  con el antecedente ya de una cesárea, me da miedo que se cierren todas mis posibilidades de un parto natural y que me vea obligada por segunda vez a tener una cesárea. Hoy en día las cesáreas son mas comunes que nunca y los médicos difícilmente aprueban la psicoprofilaxis obstétrica. Mi clienta que afirmaba que a su hija le costo mucho trabajo encontrar al medico adecuado, todos se negaban a su método. 

Falta mucho para que me encuentre planeando la llegada de un segundo hijo a mi vida, sin embargo es bueno informarme desde ahora sobre todas las posibilidades que hay. Pero desde ahora sueño con un hermoso parto en la comodidad de mi hogar, en la intimidad de mi recámara, con tranquilidad, a mi ritmo, al paso que marque la naturaleza de mi cuerpo! Ese siempre fue mi sueño y se vio tristemente desquebrajado cuando aquella vez, siendo primeriza, me dijeron en último momento que no tenia mas opción que la cesárea para poder parir!